Actualización: Jue, 14 / Abr / 2011 11:49 am
Jueves, 14 / Abr / 2011

Hasta seis grupos farmacológicos están implicados en los trastornos sexuales

Existen hasta seis grupos farmacológicos que están implicados en alteraciones sexuales, según Miguel Ángel Huertas, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Getafe 'Madrid'.

Hasta seis grupos farmacológicos están implicados en los trastornos sexuales
El experto ha participado en el II Seminario sobre Derechos Humanos, Ética y Medicamentos, organizado por la Fundación Pharmaceutical Care y la Fundación Víctor Grífols i Lucas, con la colaboración de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Alcalá 'Madrid'.

El ginecólogo ha recalcado que los farmacéuticos, a la hora de dispensar estos tratamientos, han de dar a conocer a los pacientes sus posibles efectos secundarios e interacciones, porque muchas veces desconocen el origen de sus problemas en las relaciones sexuales por falta de información.

Entre los medicamentos que más interfieren en la sexualidad se encuentran los antihipertensivos, los ansiolíticos y los analgésicos, según ha dicho el doctor, quien ha agregado que lo mismo ocurre con los anabolizantes, muy empleados por algunas personas que practican la musculación.
Otros factores que influyen son las dosis y la duración de los tratamientos, las terapias concomitantes y hábitos como el consumo de tabaco y alcohol.

Concretamente se ha referido a la familia de los antihipertensivos, donde figuran a su vez diuréticos, betabloqueantes, hipotensores de acción central, vasodilatadores, inhibidores de la ECA, bloqueantes alfa adrenérgicos y antagonistas de la angiotensina II.

También ha hablado de los medicamentos psicotrópicos, como los antipsicóticos y antidepresivos, los ansiolíticos y los psicoestimulantes.

Huertas ha citado otro grupo farmacológico de un uso amplio entre la población, como son los analgésicos, matizando que "en especial los opiáceos, sobre todo si se ingieren de forma abusiva y crónica".

Otro aspecto problemático, apuntado por el doctor, han sido los efectos de las hormonas sobre la función sexual, dado el mecanismo de acción de anabolizantes, corticosteroides y estrógenos.
Algunos pacientes con cáncer que están siendo tratados con determinados antineoplásicos, también pueden sufrir alteraciones en su vida sexual. Finalmente, ha mencionado la influencia de algunos antiulcerosos, en concreto, antihistamínicos H2, especialmente la cimetidina.