Actualización: Lun, 08 / Nov / 2010 12:33 pm
Lunes, 08 / Nov / 2010

Decorar bajo las normas de la cromoterapia

Es una de las terapias que más ha crecido en los últimos años. Sigue sus normas de decoración y siéntete mucho mejor en tu casa.

  • Decorar bajo las normas de la cromoterapia

    Algunos ejemplos del efecto de los colores en la habitación

  • Decorar bajo las normas de la cromoterapia
  • Decorar bajo las normas de la cromoterapia
  • Decorar bajo las normas de la cromoterapia
  • Decorar bajo las normas de la cromoterapia

Existen personas que se muestran bastante escépticas ante la cromoterapia, sin embargo, si te pones a pensar con tranquilidad el efecto que producen los colores en tu estado de ánimo y analizas los tonos que se utilizan en determinados lugares, te darás cuenta de que algo de razón hay.

Vamos a hacer un repaso a los colores más usados y los efectos que pueden provocar en tu estado, para que elijas cuáles son los que mejor se adaptan a ti y la forma de combinarlos.

El verde

Este es uno de los colores más positivos, da sensación de optimismo, alegría, limpieza, etc. Tiene mucho que ver con la naturaleza. Si se eligen tonos pastel dará sensación, además, de paz y de relajación.

El rojo

Es el color de la pasión y la fuerza por excelencia, aunque es cierto que puede generar cierta ansiedad, un exceso de estimulación. Así que puede usarse pero combinado con otros y siempre sin abusar de él. Si pintas toda una habitación de este tono, especialmente un dormitorio, no tendrás una sensación acogedora, sino de nerviosismo, por muy bonita y vanguardista que te haya quedado.

El amarillo

En sus diferentes gamas nos aporta tranquilidad, siempre y cuando no sea llevado al extremo y elijas un amarillo demasiado llamativo –en general, cualquier tono excesivamente histriónico estimula en exceso, a diferencia de los tonos crema–. Combinado con otros tonos como el marrón lograrás un ambiente acogedor y sensación de relax y tranquilidad.

El azul

Con este tono hay que tener cuidado. A pesar de ser uno de los preferidos por la mayoría de la gente, da una sensación de frío, de impersonal. Por eso, es probable que si lo eliges para un dormitorio o un salón no consigas el efecto acogedor que estés buscando. Si es uno de tus colores preferidos, es mejor que lo elijas para los accesorios que completarán la decoración. De esa manera mantendrás tu estilo, pero podrás conseguir la sensación de calidez combinándolo con otros tonos mucho más acogedores.

Éstas son sólo algunas de las pinceladas de las que habla la cromoterapia. Si te das cuenta, las sensaciones que te provocan los colores de manera inconsciente son mucho más profundas de lo que imaginas.

Hola.com