Actualización: Mar, 06 / Sep / 2011 4:14 pm
Martes, 06 / Sep / 2011

El cansancio del rostro puede estar entre ceja y ceja

La aparición en la frente del “11” o arrugas del entrecejo pueden definir estados de ánimo y actitudes que no siempre son acordes a la realidad de cada persona.

El cansancio del rostro puede estar entre ceja y ceja
Llevar un estilo de vida saludable rejuvenece, por eso el ejercicio, una dieta balanceada y el cuidado del rostro son factores que contribuyen a tener un buen estado de salud. Sin embargo tus amigos dicen que luces cansada todo el tiempo, tu pareja piensa que estás enojada y tus compañeros de trabajo opinan que necesitas unas vacaciones lo antes posible. Si este es tu caso puede ser el “11” de tu frente.

El “11” o arrugas del entrecejo son arrugas de expresión que se forman por la contracción repetitiva del músculo corrugador, ubicado en la parte interna del arco de la ceja, y el músculo procerus, ubicado en el dorso de la nariz y entrecejo.

Con el tiempo, la piel se vuelve menos elástica, por lo cual fruncir el ceño repetidas veces puede causar arrugas visibles y profundas entre las cejas. Lo incómodo es que estas arrugas pueden tener un efecto negativo en la apariencia general del rostro creando una impresión de cansancio y enojo.

Según el Dr John Harvey Gaviria Calderón, Dermatólogo de la Universidad de París, “la potencia de los músculos del ceño o entrecejo es tal, que irremediablemente todos los humanos desarrollaremos allí las arrugas que nos dan un aspecto a veces de cansados o de estar bravos.

Estas arrugas son dinámicas, es decir, se forman como consecuencia de la contracción muscular. Este tipo de arrugas se previenen relajando estos músculos usando Botox. Este producto, es el único relajante muscular autorizado para inyectarse en los músculos del rostro haciendo desaparecer las arrugas”.

Cambiar el “11” por una piel lisa y un músculo relajado es fácil y sencillo


Para minimizar o hasta borrar el molesto “11” y devolverle a tu rostro su expresión amable y rejuvenecida, los expertos recomiendan el tratamiento con Botox (toxina botulínica tipo A). El tratamiento con Botox es realizado a través de una aplicación directamente en el músculo responsable por la formación de la arruga que se desea tratar, causando una relajación temporal y minimizando las arrugas.

Este tratamiento es rápido y prácticamente indoloro, que debe ser realizado solamente por médicos habilitados en la técnica de aplicación. Los primeros resultados serán observados en aproximadamente 48 -72 horas después de la aplicación, logrando su máximos resultado en 1-2 semanas. La duración total del tratamiento es individual y depende de la dosis de tratamiento utilizada y el metabolismo de cada paciente.

La individualización del tratamiento de acuerdo a las necesidades y expectativas de cada paciente es esencial para garantizar resultados naturales y altamente satisfactorios.