Actualización: Jue, 16 / Dic / 2010 12:21 pm
Jueves, 16 / Dic / 2010

El karma: Ojo con tus actos

El karma podría explicarse como la ley universal de causa y consecuencia, aplicada al campo psíquico y que afecta a los seres humanos en su calidad vivencial de la experiencia humana.

El karma: Ojo con tus actos

Cuando una situación no marcha como quisiéramos, solemos adjudicar el problema a un simple ajuste de cuentas del destino por haber realizado algún mal en el pasado. Sin embargo, el karma es mucho más que eso.

No se trata de un castigo divino o un destino fatal como erróneamente se cree.

El karma podría explicarse como la ley universal de causa y consecuencia, aplicada al campo psíquico y que afecta a los seres humanos en su calidad vivencial de la experiencia humana.

Creencias de oriente

El concepto de karma está muy presente en las tradiciones orientales, sobre todo en la hinduista y budista, debido a que posee influencia de vidas anteriores y no puede explicarse desligado de la reencarnación.

Por lo tanto, toda acción motivada por nuestros estados mentales (ignorancia, odio, apegos, celos, orgullo, etc.) dejará huellas en nuestro “continuo mental”, un tipo de consciencia conservada a lo largo de los sucesivos renacimientos.

A cada instante generamos karma e inevitablemente experimentamos sus efectos; y contrario a lo que se cree, el karma no es exclusivamente negativo ya que depende de la intención mental de los actos.

Será negativo si la causa sembrada es de tal naturaleza; pero también puede ser positivo si sus actos generadores lo son.

Esta generación de acciones positivas o negativas se emprende con los pensamientos, las palabras o las acciones del cuerpo.

El karma afecta la forma en que vemos el mundo, nuestros hábitos mentales y las tendencias psicológicas más arraigadas.

Cualquier predisposición o inclinación que se viva en el presente es resultado del karma pasado (Por ejemplo, la agresividad).

Por eso, si deseamos un mejor futuro debemos prestar mayor atención a los actos positivos del cuerpo, la palabra y la mente que generamos en este presente.

Sabías que…

  • Nuestras experiencias emocionales, visión del mundo, la forma en que nos comportamos, la familia, los amigos, el país, la elección de pareja, son efectos complejos del karma personal y colectivo.
  • Según el budismo, los efectos del karma, tanto positivos como negativos, serán inevitable experimentados.
  • Los actos kármicos del pasado ineludiblemente presentaran sus efectos una vez maduradas las condiciones que los haga florecer o cuando se junten determinadas causas y condiciones.
  • Los caminos espirituales ayudan a debilitar la carga kármica negativa y a potenciar la positiva.

Revistahogar.com