Actualización: Vie, 25 / Feb / 2011 11:24 am
Viernes, 25 / Feb / 2011

Tantrismo: el despertar del cuerpo

Nacido en India en el siglo VI, el tantra es una búsqueda filosófica cuyo objetivo es llegar al estado de armonía a través de la introspección sensorial.

Tantrismo: el despertar del cuerpo
La sexualidad es sólo una de las vías para alcanzar dicho estado y el acto sexual, llamado maîthuna, no tiene como finalidad el orgasmo sino aumentar la energía sexual.

¿Cómo prepararse para la maithuna?

El tantra considera la sexualidad como una forma de meditación en la que cada miembro de la pareja aprende a experimentar un sentimiento de unidad profunda consigo mismo y con el otro.
Para alcanzar este estado resulta indispensable la preparación espiritual y corporal. El objetivo principal es tomar conciencia del momento presente, lo cual requiere de una exploración sensorial.

Meditar y acercarse al otro

Si deseas practicar el tantra debes llegar a lo esencial. Medita durante algunos minutos por la mañana y por la noche. Hacer yoga puede ser muy útil. Busca momentos para relajarte, en el campo o en la montaña. Respira hondo y toma consciencia de los olores que desprenden la tierra y los árboles.

Crea una atmósfera embriagante

El uso de velas y aceites con aroma a lavanda o pachouli crean una atmósfera favorable al desarrollo de los sentidos y a la relajación. El olfato debe estimularse.

Purifica tu cuerpo

Bebe té de damiana, hierba relajante y afrodisiaca. Depura antes tu cuerpo con un peeling y unas horas antes de la maithuna evita los perfumes. Come muchas frutas y verduras.

Haz algunos ejercicios

Haz regularmente ejercicios del perineo. En el hombre, la contracción del perineo presenta la ventaja de bloquear la eyaculación. En la mujer, permite mejorar la circulación sanguínea en la zona genital y así aumentar las sensaciones.

El desarrollo de la maithuna

Antes de todo, es importante saber que el orgasmo no es lo más importante en el tantra, sino el bienestar, el desarrollo de los sentidos y la comunicación con el otro y consigo mismo. Lo esencial es la paciencia y la despreocupación que permitan llegar al éxtasis. Y aunque la creatividad es bienvenida, se recomienda seguir algunos consejos:

Podrás encender velas, incienso y comer frutas y verduras; eventualmente se puede poner un tema musical tranquilo.

La maithuna empieza con el despertar del sentido del gusto. Cada uno de los miembros de la pareja debe dar de comer al otro. Comenzad respirando suave pero profundamente.

Comiencen a besarse y a acaríciense con los labios; desvístanse mutuamente sin dejar de tocarse.

Una vez desnudos, podrán comenzar los masajes. Podrán utilizar los dedos, las palmas de las manos, los labios, la lengua. El masaje y las caricias deben ser interminables. No intenten llegar al orgasmo: simplemente déjense llevar por el placer.

Si hay penetración, los amantes deben posponer la llegada del orgasmo. Eso significa, en el caso de los hombres, alcanzar un orgasmo sin eyaculación y, en las mujeres, dominar las contracciones del útero.

Durante una relación sexual normal, tanto el hombre como la mujer realizan muchas contracciones; no obstante, hay que aprender a dominarlas y a desacelerarlas. Después de dos o tres contracciones, pensad en relajaros y respirad profundamente para hacer durar las tensiones sin sucumbir a ellas.

Luego, durante la maithuna, la pareja pasa de la sexualidad animal a una sexualidad alquímica a través de varias posiciones.

Doctissimo.es