Colombia.com Bogotá Jueves, 08 / Sep / 2016

Día de la Natividad de la Virgen se celebra el 8 de septiembre

Cada 8 de setiembre se celebra el nacimiento de la Virgen María y con este se abre el año litúrgico. Aquí te contamos cuál es su historia y su oración para hacerle honor.

Día de la Natividad de la Virgen se celebra el 8 de septiembre
Día Natividad de la Virgen se celebra el 8 de septiembre

La celebración de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, fue declarada el 8 de septiembre y con esto se abre el año litúrgico bizantino, el cual se cierra con la Dormición en agosto. El evangelio no da datos del nacimiento de la Virgen María, pero existen algunas que indican que es descendiente de David, señalando su nacimiento en Belén.  

Sin embargo, debajo de la iglesia románica, aun se hallan los restos de una basílica bizantina y una cripta excavada en roca que parecen haber formado parte de una vivienda que se considero como la casa natal de la Virgen María.

La fiesta tiene como alegría el anuncio de un premesiánico, del cual extraemos un párrafo que pronuncio San Juan Damasceno.

Te puede interesar: Las mejores oraciones para orarle a la Virgen del Carmen

"¡Ea, pueblos todos, hombres de cualquier raza y lugar, de cualquier época y condición, celebremos con alegría la fiesta natalicia del gozo de todo el Universo. Tenemos razones muy válidas para honrar el nacimiento de la Madre de Dios, por medio de la cual todo el género humano ha sido restaurado y la tristeza de la primera madre, Eva, se ha transformado en gozo. Ésta escuchó la sentencia divina: parirás con dolor. A María, por el contrario, se le dijo: Alégrate, llena de gracia!

Para celebrar la Natividad te compartimos la oración de la Virgen María

Padre Celestial, Tú has querido que en María se reflejase tu amor.

¡Gracias por habernos dado una madre tan perfecta!
Ella es para nosotros una nueva revelación de todos los tesoros de bondad que se encuentran escondidos en tu corazón paterno, nos muestras hasta qué punto Tú eres bueno y dulce en tu amor.

Con su ternura y su solicitud, ella nos hace conocer el afecto delicado y vigilante que te une a Tí con nosotros, puesto que toda la fuerza de tu amor materno desciende a ella de tu corazón de Padre.

En María no hay nada que no le haya sido dado expresamente por Tí: ella trae a nosotros tú imagen, nos hace descubrir tu rostro de amor.

Sin el consuelo de su presencia y la continuidad de sus atenciones, nos faltaría una de las pruebas más evidentes de que Tú estás continuamente cercano a nosotros, para sostenernos, consolarnos, y protegernos. Su mirada bondadosa y su inmensa piedad para con los pecadores, como somos nosotros, nos invitan a creer que tu misericordia es inconmensurable y  que no se deja vencer por la ingratitud y por la maldad.

María nos muestra cómo Tú nos amas y nos impulsa a confiarnos completamente a tu amor.

¡Te damos gracias porque te agrada manifestarte y darte a nosotros a través de ella! Amén.

Colombia.com