Por: Alexandra Méndez • Colombia.com

Vinculan con el contagio de VIH al 'facial vampiro': conoce los riesgos de esta práctica de belleza

Los expertos han advertido sobre los riesgos de esta práctica de belleza que ha sido vinculada al contagio de VIH de cuatro mujeres. 

Estos son los riesgos del 'facial vampiro'. Foto: Shutterstock
Estos son los riesgos del 'facial vampiro'. Foto: Shutterstock

Los expertos han advertido sobre los riesgos de esta práctica de belleza que ha sido vinculada al contagio de VIH de cuatro mujeres. 

Lucir un rostro radiante, juvenil, terso y libre de arrugas es el sueño de muchas personas, especialmente mujeres, que están en una lucha constante para cumplir los estándares de belleza que la sociedad impone. Para ello, se someten a múltiples tratamientos estéticos, como la aplicación de botox u otras toxinas, que si bien pueden ayudar, en ocasiones pueden representar un riesgo para la salud, especialmente si no se acude a centros especializados. 

Una de las técnicas más novedosas y que ha cobrado mayor relevancia en los últimos años es la aplicación de plasma rico en plaquetas, también conocido como el ‘facial vampiro’. Este consiste en extraer la sangre del paciente, pasarla por una máquina de centrifugado para extraer el plasma y posteriormente inyectarlo en el rostro a través de microagujas dispuestas en un rodillo. 

La demanda de este tipo de procedimientos ha ido en aumento, luego de que diversas celebridades confesaran que se lo realizan con regularidad para conservar un rostro libre de imperfecciones.

Y es que la técnica funciona de maravilla cuando es realizada por profesionales, ya que esta sustancia ayuda a la regeneración celular gracias a su alto porcentaje de trombocitos y factores de crecimiento, que estimulan la formación de colágeno y elastina en la piel; sin embargo, conlleva algunos riesgos. 

En fechas recientes se dio a conocer el caso de cuatro mujeres en Nuevo México que resultaron contagiadas de VIH tras acudir a una estética no autorizada para realizarse un facial vampiro.

De acuerdo con un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los supuestos profesionales habrían utilizado las mismas agujas de una persona positiva para VIH con otras cuatro mujeres.

Las víctimas acudieron en 2018 al centro estético VIP Spa en Albuquerque, que al parecer no contaba con la documentación necesaria para funcionar. Tras una ardua investigación, los expertos concluyeron que era posible que el personal del spa reutilizara microagujas o viales de sangre. 

“Se encontraron jeringas sin envolver en cajones, mostradores y desechadas en botes de basura normales. En el local no se encontró ningún autoclave (esterilizador a vapor)”, revelaron los CDC.

La entidad aseguró además que cada elemento “se limpió con un aerosol desinfectante de cloruro de amonio y toallitas desinfectantes de cloruro de benzalconio después de cada visita al cliente, y las puntas de los desecadores eléctricos desechables se limpiaron mediante inmersión en alcohol y se reutilizaron”.