Colombia.com Bogotá Viernes, 19 / Ago / 2016

¿Cómo actuar frente a un hijo caprichoso?

Los padres de familia suelen cometer algunos errores de crianza que llegan hacer un problema, pero, nadie está listo para esta tarea. 

¿Cómo actuar frente a un hijo caprichoso?
Los padres de familia suelen cometer algunos errores de crianza. Foto: taringa

En el afán de brindarle lo mejor a los hijos para que estén a gusto con todo lo que los rodea, los padres tienden a cometer múltiples errores de crianza, sin darse cuenta que lejos de el bienestar que desean para sus hijos terminan siendo perjudiciales para su desarrollo.  

Darles o hacer lo que los hijos quieran en el lugar que lo soliciten es uno de los errores que muchos padres suelen cometer. Esta acción es el primer paso para tener hijos caprichosos, una conducta que puede traer problemas en las relaciones sociales.

Pero para esos padres que tienen hijos caprichosos hay una buena noticia, estas actitudes se pueden solucionar. Hay que corregir la causa lo que solucionara el problema. A continuación te mostramos algunas sencillas pautas.

1. Fijar límites: Es una de las bases de la educación de cualquier hijo. En el caso de los hijos caprichosos se deben establecer normas claras, en las que el niño pueda participar a la hora de establecerlas. Deben ser flexibles en cierto grado, acordes a su edad.

Te puede interesar: ¿Por qué no recordamos cuando éramos bebés?

2. Padres unidos: Es fundamental que los dos hablen sobre la educación de los hijos, apoyarse uno al otro delante del niño. La comunicación como pareja es importante para educar y es el mejor ejemplo.

3. Estar firmes: Si el niño los amenaza con hacer una pataleta, llorando, gritando para poder conseguir lo que cree que deben darle, es importante mantenerse firme ante la presión. Puede que se tarde pero al final se dará por vencido. No es una cuestión de autoridad, es una cuestión de hacerle entender que no se puede tener todo.

4. Los caprichos de los abuelos: Sabemos que los abuelos son los que permiten que los niños tengan caprichos, pero se debe tener en cuenta que los padres son para educar. Es normal que los abuelos, tíos o amigos puedan concederles algún capricho, tampoco podemos pasar al otro extremo, pero sí debemos hacerles entender que son situaciones excepcionales.

5. Valorar sus cosas: Si le llenamos de juguetes cada vez que llega su cumpleaños, no sabrá apreciarlos, no le dará tiempo a jugar con todos ellos, hay que enseñarle a valorar sus cosas, a que las cuide.

Colombia.com