Por: Karen Benavides • Colombia.com

Mujer perdió el cartílago de la nariz por una prueba PCR mal realizada

Mujer sufrió una infección por una prueba PCR mal hecha, perdió el cartílago de su nariz y ahora debe someterse a una reconstrucción urgente.

Por prueba PCR mal hecha, mujer perdió el cartílago de su nariz. Foto: Shutterstock
Por prueba PCR mal hecha, mujer perdió el cartílago de su nariz. Foto: Shutterstock

Mujer sufrió una infección por una prueba PCR mal hecha, perdió el cartílago de su nariz y ahora debe someterse a una reconstrucción urgente.

Las pruebas PCR para detectar la COVID-19 son llevadas a cabo mediante la inserción de un hisopo en la nariz, para obtener muestras de la parte delantera de las fosas nasales, o incluso de la parte de atrás en un procedimiento que es conocido como hisopado de cornete medio o de la nasofaringe.

Y aunque se trata de un procedimiento que es considerado inofensivo, pues no tienen ningún tipo de complicación más allá de sensaciones de cosquilleo en la garganta, tos o náuseas que no tienen una larga duración, ha estado en el ojo del huracán por un reciente caso en el que una mujer afirma estar viviendo toda una tragedia desde el mes de agosto del 2021, por cuenta de uno de estos test.

Se trata de Claudia Serran, una mujer de Santa Cruz- Argentina, quien dio a conocer a través de sus redes sociales que una prueba PCR para la detección de la COVID-19 mal realizada en una clínica privada hizo que perdiera el cartílago de su nariz, todo esto por una grave infección que se desarrolló con gran rapidez.

Tal como lo dio a conocer en una entrevista realizada por el medio TN Argentina, para ella era normal hacerse ese tipo de pruebas, pues se las exigen al trabajar como asistente terapéutica, y en ocasiones debe atender pacientes que se encuentran en cuidados intensivos.

No obstante, al parecer un centro de salud no supo realizar el procedimiento de forma adecuada y le provocó una terrible infección, agravándose hasta tal punto que perdió la división que hay entre las dos fosas nasales.

Todo comenzó cuando, después de realizarse la PCR, empezó a tener síntomas muy extraños que no se habían presentado en ocasiones anteriores; me empezó a picar. Al pasar los días el malestar persistía, pero el doctor me dijo que era normal. Me salía una especie de sangre gelatinosa constantemente”, cuenta.

Sin embargo, cuando notó que su nariz también estaba comenzando a ponerse roja decidió ir a un hospital; tras una revisión por parte de los profesionales le indicaron que tenía una dilatación anormal de las fosas nasales, de aproximadamente 4 o 5 centímetros.

“El doctor me dijo que, si sigo así, la infección puede subir al cerebro y puedo morir”. Ahora debe someterse a una operación de reconstrucción urgente, antes de que el problema sea mayor, la cual tiene un costo aproximado de 1600 euros; manifestó la mujer sobre la razón por la que dicho procedimiento se debe hacer con rapidez.

Y es que, esto no es lo único con lo que ha tenido que lidiar, pues los medicamentos que le dieron para controlar la infección le provocaron otros problemas, además de haberse contagiado de coronavirus. Llegué a tener una anemia crónica. Se me habían reventado todas las venas y soy alérgica a la penicilina, ya no recibía más antibióticos porque me lastimaron muchísimo los brazos”, relató Claudia Serran.

Artículos Relacionados

+ Artículos