Por: Redacción Vida y Estilo • Colombia.com

¿Qué significa la posición en la que duerme tu pareja? Estudio lo revela

Un estudio demuestra lo que revela sobre una relación la forma en la que la pareja duerme; te contamos si la distancia y la posición influyen en el amor que se tienen.

Estudio revela qué significa que una pareja duerma dándose la espalda. Foto: Shutterstock
Estudio revela qué significa que una pareja duerma dándose la espalda. Foto: Shutterstock

Un estudio demuestra lo que revela sobre una relación la forma en la que la pareja duerme; te contamos si la distancia y la posición influyen en el amor que se tienen.

Hay algunos detalles en una relación que revelan qué tanto puede amarse una pareja, si tienen problemas de convivencia, si confían el uno en el otro, si el vínculo se está destruyendo, o si están mejor que nunca; no obstante, lo que pocos saben es que incluso el modo en el que duermen puede tener un significado especial.

Al respecto, científicos de la Universidad de Hertfordshire realizaron una encuesta a varias parejas en el año 2014, en el Festival Internacional de Ciencia de Edimburgo, con el fin de comprender el estado de cada relación, según la forma en la que se acostaban generalmente.

Los resultados

El estudio demostró que el 42% de las parejas dormía dándose la espalda, 31% dormía con solo uno de ellos dando la espalda, el 4% dormía cara a cara; además, un 12% de los encuestados dormía muy cerca (teniendo contacto constante) y un 2% dejando una gran distancia.

Y es que, aunque para muchos la primera posición, es decir, dándose la espalda, podría ser la señal más evidente de que una relación no está nada bien, es todo lo contrario; de hecho, los expertos demostraron que la estabilidad de una pareja no está reflejada en la posición que adoptan al dormir, sino en la distancia que dejan.

“Una de las diferencias más importantes involucró tocarse, con el 94% de las parejas que pasaron la noche en contacto entre sí estaban felices con su relación, en comparación con solo el 68% de las que no se tocaron”, dio a conocer Richard Wiseman, responsable de la investigación.

Por ejemplo, dentro de las conclusiones se destaca el hecho de que aquellos que duermen dándose la espalda, pero lo suficientemente cerca para estar en contacto con el otro, tienen un vínculo de confianza y extrema comodidad; además, demuestra que cada uno tiene su propio espacio en la relación, por lo que no se llega a crear una tóxica dependencia.

Sin embargo, como te lo mencionamos anteriormente, la distancia sí influye en gran medida pues se puede estar en contacto sin necesidad de estar abrazados, y esto deja en evidencia un gran nivel de satisfacción y felicidad.

De la misma forma, puede haber parejas que duermen de frente, es decir, cara a cara, pero no llegan a tocarse ni el más mínimo milímetro de la piel, y es este el momento en el que la preocupación debe estar presente, pues es indicio de que algo no está bien, no hay confort, no hay deseo, no se necesita del cariño de otro y, por ende, podría no durar mucho dicha relación.

Artículos Relacionados

+ Artículos