Por: Prensa Plan M • Colombia.com

Técnicas de reproducción asistida: ¿qué debes saber para planear tu maternidad?

Si estás intentando planear tu maternidad con técnicas de reproducción asistida, estos son algunos datos que debes tener en cuenta.

Lo que debes saber sobre técnicas de reproducción asistida. Foto: Shutterstock
Lo que debes saber sobre técnicas de reproducción asistida. Foto: Shutterstock

Si estás intentando planear tu maternidad con técnicas de reproducción asistida, estos son algunos datos que debes tener en cuenta.

Gracias a la ciencia, hoy existen opciones para que las mujeres traten de planear su maternidad, eligiendo el mejor momento para tener hijos según su edad, su estado civil, sus condiciones económicas, su salud y sus planes a futuro. Los avances médicos les ofrecen la oportunidad de ejercer sus derechos reproductivos, aprovechando las múltiples opciones para buscar formar una familia en caso de que lo deseen.

En este sentido, las técnicas de reproducción asistida (TRA) se han convertido en una opción cada vez más consultada por quienes planean ser madres en algún momento de sus vidas; incluyen la congelación de óvulos, la fecundación in vitro y la inseminación artificial, entre otras.

En los últimos años, ha aumentado la disponibilidad de especialistas y clínicas que llevan a cabo estos tratamientos. Es importante que quienes estén interesados en las TRA acudan a un centro de fertilidad o de reproducción asistida avalado por las autoridades competentes y cuenten con acompañamiento de los médicos expertos en la materia, encargados de evaluar cuál es el tratamiento adecuado para cada caso. A continuación, presentamos cuatro datos para planear tu maternidad si estás interesada en técnicas de reproducción asistida:

Hay diversas razones para elegir un TRA

Los motivos para recurrir a un tratamiento de reproducción asistida varían de mujer a mujer, de pareja a pareja, y pueden estar relacionados con una condición médica que impulse a la decisión, como la endometriosis, el síndrome de ovario poliquístico, las enfermedades autoinmunes, entre otras; o en casos de cáncer previo al inicio de radioterapia o quimioterapia se sugiere realizar un procedimiento de preservación de la maternidad para la conservación de los óvulos.

Otras razones para consultar por una técnica de reproducción asistida incluyen el deseo de postergar la maternidad para edades más avanzadas, por la elección de ser madres solteras o formar una familia con una pareja del mismo sexo, entre otros.

De este modo, los motivos no se limitan a criterios biológicos sino también sociales que han adquirido una mayor relevancia en los últimos años, y que favorecen la elección del momento adecuado para cada persona de formar una familia. 

La edad es un factor fundamental 

La reserva ovárica, que se refiere a la cantidad de óvulos que tienen las mujeres en un momento determinado de su vida, empieza a disminuir paulatinamente con la edad, pues no se producen nuevos óvulos y se pierden decenas de estos por mes.

Ante esto, algunas mujeres deciden congelar los óvulos para preservar la fertilidad un método en el que se realizan diversos estudios y procedimientos médicos. A la mayoría de las mujeres se les recolectarán alrededor de 15 óvulos, aunque esto no siempre es posible para quienes tienen reservas ováricas bajas. Una vez realizado, este procedimiento permite mantener la calidad de los óvulos intacta y, más adelante, si la mujer decide descongelarlos podrá utilizarlos en un tratamiento de fertilidad.

Se pueden construir familias monoparentales o con padres del mismo sexo 

En el caso de mujeres u hombres que desean formar una familia con su pareja del mismo sexo o de manera individual, los tratamientos de reproducción asistida también son una opción. La fertilización In Vitro es una técnica que consiste en fecundar un óvulo con esperma en una placa de laboratorio. Cuando el óvulo se fertiliza, el embrión resultante se transfiere al útero de la mujer, donde se espera que se desarrolle. 

Esta es una alternativa viable, ya que el esperma o el óvulo puede provenir de un donante, por lo cual no es un impedimento a la hora de formar una familia; asimismo, recurrir a un donante también es una alternativa en otros procedimientos como la inseminación intrauterina.

Hay opciones de baja complejidad para favorecer la fecundación

La inseminación artificial o intrauterina es un procedimiento en el que los espermatozoides de mejor calidad se separan de aquellos que son lentos, no se mueven o tienen una forma anormal, y los de mayor calidad se depositan dentro del útero de una mujer cerca del momento de la ovulación. 

La colocación de los espermatozoides directamente dentro del útero acorta el viaje hasta las trompas de Falopio; por lo tanto, más espermatozoides pueden acercarse en mayor medida al óvulo. Este es un procedimiento que no causa dolor y denominado de baja complejidad.

Artículos Relacionados

+ Artículos