Colombia.com Bogotá Jueves, 29 / Nov / 2018

G20: May viaja a Argentina cuando la aspiración sobre Malvinas se reaviva

Las Falklands, como les llaman los británicos, están bajo administración de Reino Unido tras el final de la guerra. Pero Argentina nunca renunció a reivindicar su soberanía.

G20: May viaja a Argentina cuando la aspiración sobre Malvinas se reaviva
La primera ministra británica, Theresa May, abandona Downing street en Londres para responder preguntas sobre el acuerdo del Brexit. Foto: AFP.

La histórica visita de la primera ministra británica Theresa May a Argentina, para asistir este fin de semana a la cumbre del G20 tiene lugar cuando este país parece decidido a reafirmar su reivindicación sobre las islas Malvinas aprovechando el Brexit.

El ministro argentino de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, provocó un revuelo en octubre al afirmar que su país podría sacar partido de las incertidumbres causadas por la próxima salida británica de la Unión Europea para reforzar sus lazos con Malvinas y reiterar sus reivindicación de ese archipiélago británico situado en el Atlántico sur.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

En ese contexto, esta primera visita de un jefe de gobierno británico a Buenos Aires desde la guerra de Malvinas en 1982 se presenta como una ocasión para mejorar las relaciones.

Sin embargo, los 3.400 habitantes de las islas, situadas a 400 km de las costas argentinas y a 12.700 km de Londres, insisten en que su soberanía no es negociable.

Pero el Brexit les da motivos para preocuparse: si Reino Unido sale de la UE sin un acuerdo, la economía de Malvinas, muy dependiente de las exportaciones de calamar sin aranceles a los países europeos, podrían sufrir un duro revés. 

Las Falklands, como se las llaman en inglés, están bajo administración de Reino Unido desde 1833. Pero Argentina nunca renunció a reivindicar estas islas áridas y ventosas desde que los británicos plantaron allí su bandera. 

En abril de 1982 la dictadura de derecha  argentina invadió el territorio, que los británicos, entonces gobernados por Margaret Thatcher, retomaron 74 días más tarde.  

"Mayor conexión"

Jorge Faurie dijo a la AFP en Nueva York que su país conversa con Londres sobre la posibilidad de "crear mayor conexión con las islas". Y el martes la cancillería británica anunció haber alcanzado un acuerdo con Buenos Aires para establecer un nuevo enlace aéreo entre Sao Paulo con Malvinas, haciendo escala en la ciudad argentina de Córdoba, una vez al mes en cada dirección.

"Hay aún mucho espacio para crecer en términos de confianza entre los dos países", afirmó Faurie.

Y agregó: "Nuestra expectativa es que la reconstrucción de la confianza bilateral (...) constituya una especie de base para discutir todas las demás cuestiones sobre la soberanía de las Malvinas".

Tras la salida de Reino Unido el próximo 29 de marzo, los otros 27 países de la UE ya no deberán respaldar su reivindicación de territorialidad.  

En este contexto el Brexit surge como una oportunidad para las relaciones anglo-argentinas en un momento en que Londres busca negociar acuerdos comerciales con terceros países y Argentina intenta recuperarse tras la grave crisis económica.

"La gran perspectiva para Gran Bretaña es obtener importaciones agrícolas muy baratas", pero "los argentinos pueden decir que sólo quieren llegar a un acuerdo sobre alimentos si hay un acuerdo paralelo sobre Malvinas", dice a la AFP Richard Lapper, especialista sobre Latinoamérica en el think-tank londinense Royal Institute of International Affairs.

Jimena Blanco, experta sobre Argentina en el gabinete de asesores Verisk Maplecroft, subraya que el presidente Mauricio Macri aborda la cuestión de una "forma más moderada" que Cristina Kirchner.

Ahora "se entiende que hace falta una política de estado sostenida por la cual las futuras generaciones de habitantes de Malvinas ya no vean a Argentina como una amenaza, sino más bien como un vecino con el que podrían querer tener una relación especial", explica.

Amenaza de un Brexit sin acuerdo

En su calidad de territorio europeo de ultramar, Malvinas tiene un acceso sin aranceles al mercado único europeo.

El 94% de sus exportaciones de pesca van a la UE, a través del puerto gallego de Vigo, y constituyen 40% del PIB del archipiélago, cuyos otros principales sectores económicos son la carne y la lana. 

Se estima que un Brexit sin acuerdo reduciría en hasta un 16% los ingresos del gobierno de Malvinas, perjudicando su capacidad para financiar los servicios públicos y las inversiones en infraestructuras.

La instauración de aranceles "eliminaría a la UE como mercado para las exportaciones de carne" y "no hay realmente un mercado alternativo" para su calamar más allá del sur de Europa, subraya Richard Hyslop, consejero del gobierno de Malvinas. 

"La industria pesquera es un gran éxito para Malvinas y no queremos dañar eso", dice a la AFP. 

Pero el establecimiento de rutas comerciales alternativas con Argentina parece aún lejos, dado que sigue vigente la legislación de la era Kirchner dirigida a obstaculizar el desarrollo económico de Malvinas.

AFP – Colombia.com