Actualización: Vie, 20 / Sep / 2019 7:58 am
Colombia.com Bogotá Vie, 20 / Sep / 2019 7:43 am

Escándalo por contratación para construcción de colegios públicos en Colombia

El gobierno de Juan Manuel Santos contrató la construcción de 248 colegios con una empresa portuguesa en 2016. Hasta la fecha, solo se han construido 17.

Esqueleto de uno de los 113 colegios abandonados. Foto: Twitter
Esqueleto de uno de los 113 colegios abandonados. Foto: Twitter

Los escándalos de corrupción en Colombia parecen no tener fin, y esta vez la protagonista es la educación. El pasado 19 de septiembre se conoció la polémica que gira en torno a la construcción de los colegios públicos en el país.

De acuerdo con el Ministerio de Educación Nacional (MEN), la empresa portuguesa Mota-Engil (vinculada con el escándalo de Odebrecht), solo ha cumplido con la construcción total de 17 instituciones educativas de las 248 que contrató con el gobierno de Juan Manuel Santos, en 2016.

“(Con Mota-Engil se contrató) la ejecución de (248) proyectos de infraestructura educativa desde su fase de diseño y ejecución de obra en 18 de los 32 departamentos del país. Lo anterior equivale al 45% de la totalidad de los proyectos en ejecución. De estos, 118 se encuentran en etapa de diseños, 113 en etapa de obra y 17 terminados”, explicó el MEN por medio de un comunicado de prensa.

Recuerda seguir todo nuestro contenido en Google News

¿Culpa del Gobierno?

Ahora bien, la empresa contratista fue la primera en asegurar que la culpa del retraso en las obras no es suya, sino del Gobierno colombiano que, según Mota-Engil, fue el que abandonó varios de los proyectos que ya tenían un buen avance pero que terminaron por olvidarse debido a incumplimientos contractuales.

La contratista portuguesa asegura que el Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa, FFIE, “dejó de dar la orden de inicio de construcción de 56 obras desde hace 10 meses”, lo que por supuesto ralentizó las obras.

Además, denunciaron fallos nominales (escaso personal) en otro centenar de obras.

“La interventoría del FFIE no contó con el personal necesario para supervisar otras 56 obras”, explicó Mota-Engil.

Asimismo, el FFIE habría tomado “la decisión unilateral de terminar el contrato de 60 obras que llevaban más de un 80% de ejecución”.

¿Culpa de Mota-Engil?

En respuesta, el MEN indicó que “el FFIE no ha abandonado las obras, debido a que no es el ejecutor de estas, por el contrario, hace seguimiento permanente a los proyectos, razón por la cual alertó sobre esta grave situación”.

En cuanto a la contratación de personal por parte de la interventoría, señaló que, si han faltado manos colaborando en las obras, es porque “los recursos de las interventorías han estado disponibles en la medida del avance de la ejecución de los proyectos”.

Con todo esto, este escándalo solo ha dejado la desvinculación de Mota-Engil como principal empresa contratista de los colegios, el MEN iniciando nuevas convocatorias para continuar con las obras, un problema legal por más de 112 mil millones de pesos (que según los portugueses les debe el Gobierno Nacional), un sinfín de culpas echadas entre sí y más de 100 mil estudiantes que han esperado la construcción de los nuevos colegios por más de 3 años.

Recuerda seguir todo nuestro contenido en Google News

Christopher Ramírez - Colombia.com