Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Iglesia católica califica como homicidio el nuevo fallo sobre eutanasia en Colombia

El presidente de la Conferencia Episcopal de Promoción y Defensa de la Vida, monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar, considera que la eutanasia es “un homicidio gravemente contrario a la dignidad de la persona humana y al respeto divino de su creador”.

La Iglesia católica no está de acuerdo con la aplicación de la eutanasia para poner fin al dolor y al sufrimiento. Foto: Twitter @WRadioColombia
La Iglesia católica no está de acuerdo con la aplicación de la eutanasia para poner fin al dolor y al sufrimiento. Foto: Twitter @WRadioColombia

El presidente de la Conferencia Episcopal de Promoción y Defensa de la Vida, monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar, considera que la eutanasia es “un homicidio gravemente contrario a la dignidad de la persona humana y al respeto divino de su creador”.

El último fallo sobre la eutanasia en Colombia, el cual extiende su aplicación a personas que no se encuentran padeciendo una enfermedad terminal, ha sido duramente criticado por la Iglesia católica, que nunca se ha manifestado conforme con que la muerte asistida se aplique en el país.

Con la resolución que adoptó la Sala Plena de la Corte Constitucional en torno a la muerte asistida, también conocida como eutanasia, el presidente de la Conferencia Episcopal de Promoción y Defensa de la Vida, monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar, calificó la decisión como “  y al respeto divino de su creador”.

El prelado afirma que uno de los principios cristianos consiste en asistir al enfermo y propender para que este lleve una vida tan normal como sea posible, pero resulta inaceptable que se realice la eutanasia, porque cualquier acción que cause la muerte para suprimir el dolor constituye un homicidio.

La Iglesia Católica ha manifestado su intención de que se realicen los cuidados paliativos a los enfermos al considerar que son una forma privilegiada de atender a un enfermo terminal, y en lugar de matarlos, incentivar al cuerpo médico y científico a generar medidas que los ayuden a morir dignamente, lo que significa acompañarlos hasta la muerte.

Para la Iglesia católica la vida es sagrada desde su concepción hasta el momento de la muerte y de acuerdo con monseñor Ceballos, “Los cuidados paliativos son para nosotros una caridad desinteresada. Es importante acompañar al enfermo terminal hasta el último momento, cuidándolo, buscando las maneras de que pueda morir sin dolor, sin padecimientos, pensando que la solución no es matarlos para evitar gastos, sufrimientos y preocupaciones”.

En el sector político la decisión no ha caído muy bien debido a que ha sido la Corte Constitucional quien ha tenido que tomar las decisiones frente a la eutanasia y no ha sido el Congreso de la República.

Los lamentos por el hecho de que el Congreso de la República no haya regulado el derecho a morir dignamente, a pesar de que es un derecho fundamental, no se han hecho esperar, así como las voces en contra del fallo, como la del senador Milton Rodríguez, de filiación cristiana, quien anunció acciones legales para oponerse a esta decisión que vulnera el derecho a la vida.

Artículos Relacionados

+ Artículos