Por: Juliana Palomino • Colombia.com

Por presunta tortura en la cárcel Modelo capturan a tres funcionarios del Inpec

Al parecer los funcionarios habrían torturado a los privados de la libertad.

Capturan a tres de los cinco dragoneantes implicados en presuntas torturas. Foto: Instagram @inpec.guardiapixelada.
Capturan a tres de los cinco dragoneantes implicados en presuntas torturas. Foto: Instagram @inpec.guardiapixelada.

Al parecer los funcionarios habrían torturado a los privados de la libertad.

Los funcionarios del Inpec son acusados de tortura agravada por la ‘noche de horror’ que se registró en el 21 de marzo del año pasado, 2020, en la capital del país en donde se registraron 24 internos muertos y más de 100 heridos. De las cinco personas que se buscan, ya fueron capturadas tres.

Los uniformados entran a ser investigados por presunta participación en agresiones y posibles abusos contra algunos de los reclusos de la cárcel La Modelo de Bogotá en donde se organizó un motín el 21 y 22 de marzo de 2020 buscando que se reforzaran dentro del centro penitenciario las medidas contra la COVID-19.

Julián Alberto Piñeros Gómez, Víctor Alfonso Cervera Piratoba y Yeferson Favián Hueso Escárraga, fueron los funcionarios capturados mientras se encontraban, uno en servicio en la cárcel y los otros dos en un hospital.

Este martes 20 de octubre en horas de la tarde se realizarán las respectivas audiencias para legalizar, imputar y solicitar las medidas preventivas contra las tres personas por parte de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos.

La Fiscalía encontró que durante la retoma del centro penitenciario se presentaron golpes y desnudez forzada, además, se señaló en el informe que varios presos fueron aislados en celdas en las que también fueron sometidos a maltrato físico negándoles también una atención médica, lo cual fue catalogado como agresión contra su dignidad.

Dentro de las personas que perdieron su vida se registró que 8 de los casos fueron en legítima defensa por parte de los guardias y que se encontraban cumpliendo con sus funciones legítimas.

Para noviembre del año 2020, Human Rights Watch, reportó que la mayoría de las balas registradas en el informe de necropsia apuntaba a que se tenía la intención de matar, más no de herir a las personas.

“Los informes de autopsia no registran ningún indicio de heridas de bala que hayan sido efectuadas únicamente con el fin de herir a las personas, en vez de matarlas”, databa el comunicado.

+ Artículos