Colombia.com Bogotá Jueves, 07 / Jul / 2016

La Guajira: cancelan contratos por irregularidades

El gobernador encargado del departamento pidió la renuncia de 42 funcionarios que pertenecían al gabinete de la destituida Oneida Pinto.

La Guajira: cancelan contratos por irregularidades
El gobernador se posesionó el pasado 29 de junio. Foto: Archivo particular

Jorge Enrique Vélez, gobernador encargado de La Guajira, denunció irregularidades en 53 contratos que superan los 50.000 millones de pesos y que harían parte de la administración de Oneida Pinto, mandataria destituída el 17 de junio.

Te puede interesar: Anularon la elección de la gobernadora de La Guajira

Vélez, que se posesionó el pasado 29 de junio, suspendió ocho contratos que no fueron aprobados por la interventoría.

“Cosas muy buenas, cosas demasiado preocupantes y demasiados malas que obviamente a mí no me corresponde investigar si son problemas de corrupción o no. Tuve una reunión con el Contralor General hace poco y le estoy mandando toda la información tanto al Contralor, como al Procurador y la Fiscalía. Son ellos quienes determinaran si hay problemas de carácter fiscal y penal”, enfatizó Vélez.

Uno de ellos está relacionado con un polémico estudio sobre las características del dengue que realizaría la Organización Latinoamericana para el Fomento de la Investigación en Salud (OLFIS) y que, según la Universidad Nacional, interventora del proyecto, no se ha llevado a cabo. Este contrato estaría valorado por 17.000 millones.

Te puede interesar: Caso Oneida Pinto afectaría la candidatura de Vargas Lleras

También está pendiente la construcción del Puente la Quebrada de Moreno en la vía que de Riohacha comunica hacia la población de Cuestecitas y que era considerado uno de los proyectos bandera del exgobernador José María Ballesteros. El valor: 2.973 millones de pesos.

Dentro de las decisiones que tomó el mandatario local, se encuentra el despido de 42 funcionarios, entre los que están algunos asesores y secretarios del gabinete de Oneida Pinto. 

“Los que yo vea que les queda difícil trabajar al ritmo que lo estamos haciendo van a tener que irse” aclaró el Gobernador (e).