Madre Mar y los mundos

Escudo Nacional

Los indios Kogui de la Sierra Nevada de Santa Marta creen que la Madre del mundo es el mar, pues en el principio del mundo todo era mar y se encontraba en la oscuridad. A la Madre la llamaban Gualchován. En el proceso de la creación, los Kogui creen que se formaron 9 mundos.

En el primero se encontraban la madre, el agua y la noche. En el segundo existía el tigre. En el tercero lombrices y gusanos. En el cuarto Sáyagaueye-yumang y Disi-se-yuntaná, otras dos Madres, y un padre que se llamaba Sai-taná, quien fue el primero en saber cómo iba a ser la gente.

En el quinto mundo estaba la Madre Eukuáne-yumang. En él había seres humanos, pero sin orejas, ni ojos, ni narices, ni oídos. Esta gente, sin embargo, habló por primera vez, decían: "sai, sai, sai" (noche, noche, noche).

En el sexto mundo imperaban la madre Búnkuanene-nulang y el padre Sai-chaká. Allí empezaron a nacer los dueños del mundo, que inicialmente eran dos: el Búnkua-sé (Azul) y el Bunkua-sé (Negro), en cada uno había 9 Bunkua-sé, los del lado izquierdo eran todos azules y los del lado derecho eran todos negros. En el séptimo mundo existía la madre Ahúnyiká. Allí empezó a formarse la sangre en los cuerpos y nacieron más gusanos, sin huesos y sin fuerza.

En el octavo mundo con su madre Kenyajé y el Padre Ahuínakatana nacieron los padres y otros dueños del mundo, que eran 36 en total. En el noveno mundo aparecen nueve Bunkuasé (Blancos), entonces los padres del mundo encontraron un árbol enorme y en el cielo, sobre el mar y sobre el agua, hicieron una casa grande de madera y paja de bejuco que llamaron Alnáua.