Por: Linda Hernández • Colombia.com

Rafael Amaya de "El señor de los cielos" en rehabilitación después de ser hallado sumergido en las drogas

Recordado por su personaje en "El señor de los cielos", el actor mexicano intenta cambiar el rumbo de su vida.

Actualmente luce completamente diferente después de cuatro meses en rehabilitación. Foto: Instagram
Actualmente luce completamente diferente después de cuatro meses en rehabilitación. Foto: Instagram

Recordado por su personaje en "El señor de los cielos", el actor mexicano intenta cambiar el rumbo de su vida.

En una reciente entrevista con la revista People en Español, el actor mexicano Rafael Amaya, exprotagonista de "El señor de los cielos", de Telemundo, habló sobre lo que hizo durante el tiempo que estuvo perdido y sus adicciones.

Durante casi dos años, los medios y sus familiares buscaban pistas de su paradero pero nunca supieron nada de él, incluso se llegó a especular que estaría inmerso en las drogas o hasta sin vida, pero por fin llegó el día en el que se comunicó con uno de sus amigos.

Lo que en un principio era ficción en la producción que protagonizó se convirtió en una realidad, Amaya se creía el 'Señor de los Cielos' y empezó a llevar una vida desordenada sumergido en el mundo de Aurelio Casillas, su personaje en dicha novela, en donde las drogas y el alcohol era lo único que le interesaba.

“Poco a poco empecé con el alcohol, después con otras sustancias y me fui hundiendo. Perdí mi paz interior, el amor que le tenía a mi familia, a mi trabajo. Estaba cegado por el manto oscuro de la drogadicción, viviendo todos los excesos posibles habidos y por haber. Estuve mucho tiempo solo, haciéndole mucho daño a mis seres queridos, a mis amigos, a mis compañeros y al público también. Pero lo que más me duele es haber perdido el tiempo con mi familia y mis amigos”, contó al medio.

Reveló que durante ese tiempo hizo diferentes viajes a Europa y Sudamérica camuflándose de la gente y los medios cambiando su aspecto; se dejó la barba y empezó a usar gorras.

Cuando reconoció que estaba completamente sumido en las drogas y el alcohol decidió llamar a su amigo, el cantante mexicano Roberto Tapia, para pedirle ayuda.

El artista viajó hacía Acapulco para apoyarlo, aunque en sus planes no estaba entrar en rehabilitación. “Yo inconscientemente lo estaba pidiendo (ayuda), estaba pidiendo a gritos que me ayudaran, me sentía muy solo, había perdido todo, incluso sentía que mi vida no valía, que había sido un error haber sido actor, que la fama no me ayudaba en nada”, expresó Rafael.

Su amigo inicialmente lo tuvo que engañar para llevarlo a la clínica Baja del Sol, del exboxeador Julio César Chávez, quien hace muchos años atrás también enfrentó una situación similar. Allí inició un riguroso tratamiento que al parecer, ha dado muy buenos frutos y ahora Amaya le agradece.

“Cuando llegó, la verdad no le quisimos decir a Rafa, pero sí llegó un poco sicótico, todavía creyéndose el señor de los cielos”, admitió el exboxeador.

En este centro de rehabilitación lleva cuatro meses y el actor asegura que siente que volvió a tener control sobre su vida. “Hoy siento que tengo la paz en mis manos. Soy algo nuevo, volví a nacer”, recalcó.

 

Artículos Relacionados

+ Artículos