Por: Juan Carlos Garcia-Sierra • Colombia.com

Pisba, el páramo de Torocalimán que le pone calor patriótico al rock colombiano

El último sencillo de la banda de Medellín, Torocalimán, es un homenaje a esos anónimos llaneros, lanceros y campesinos que, sin coraza, ropa y calzado, impusieron su valentía para alcanzar la victoria y lograr la libertad.

Torocalimán, banda de la ciudad de Medellín con una propuesta refrescante para el rock colombiano. Foto: Instagram @torocaliman
Torocalimán, banda de la ciudad de Medellín con una propuesta refrescante para el rock colombiano. Foto: Instagram @torocaliman

El último sencillo de la banda de Medellín, Torocalimán, es un homenaje a esos anónimos llaneros, lanceros y campesinos que, sin coraza, ropa y calzado, impusieron su valentía para alcanzar la victoria y lograr la libertad.

El frío calaba los huesos, paralizaba cada músculo, pero jamás el espíritu indomable del grueso ejército libertador, que descalzo y sin coraza, seguía su marcha sin quejarse con un redoblante que retumbaba como preludio de una marcha triunfal, era el sonido que inspiraba, era el inicio de la libertad en medio del gélido páramo de Pisba.

Torocalimán se atrevió a cruzar el páramo en el que el rock colombiano parece haberse congelado, tomó una lanza y cabalgando a pelo muestra un sonido refrescante, bien trabajado y con un contenido que pocas veces se ve por estas tierras de un sagrado corazón de Jesús en llamas.

La historia pone a cada protagonista en un lugar particular, muchas veces en un espacio injusto y equivocado, las figuras gozan de un pedestal dorado lleno de fama, ganado con el sudor de la frente de sus subalternos y con la sangre de su tropa, mientras que aquellos que entregaron sus vidas fueron tristemente olvidados y jamás recibieron un homenaje, quizás una línea en los textos de historia y una estatua ensuciada por palomas.

La historia del rock colombiano se parece a la de los llaneros y campesinos que desde el oriente de nuestra patria entregaron todo por la libertad, es una vieja data de lucha, entrega y amor al arte, porque a monos nos metimos y hay que salir a flote, pero no de cualquier manera, sino reconociendo nuestras raíces, que vienen siendo los pies descalzos de los soldados patriotas, que como todo en este país es a pulso y a pata pelá, por eso, sentimos ese redoblante heroico y la granadera marcial en la batería de Erick de la Hoz, que a tono con los llaneros pulsa el bombo descalzo en Pisba, el último sencillo de la banda Torocalimán de la ciudad de Medellín.

El bajo armónico, preciso y explosivo interpretado por Beto Morales comanda el equilibrio de Torocalimán; Esteban Tangarife y Leonardo Higuita le ponen un tono muy rockero y clásico a la interpretación de las guitarras, la cual tiene espacios rítmicos y solos muy bien logrados, gracias a una madurez que otorgan la escuela, el talento y la experiencia.

Toro, Erik Garzón, es el hombre que comanda la escuadra con su interpretación vocal, es el hombre de la arenga y el grito de batalla que guía a su tropa de intrépidos músicos colombianos a ganarse un lugar en la historia del rock con una propuesta interesante, agradable, pegajosa y muy patriótica.

Producido y grabado en Medellín, Antioquia, con la dirección de César Oviedo y la coordinación de arte de Diana Vargas, Carolina López y Milena Niño, el video de Pisba es una puesta en escena de la lidia (aunque ellos combaten la tauromaquia), o mejor, de la dura batalla que es mantener viva la llama del rock colombiano y convertirlo en júbilo inmortal.

Artículos Relacionados

+ Artículos