Por: Redacción Tecnología • Colombia.com

Conspiraciones alienígenas: El misterio detrás del orígen de las Líneas de Nazca

¿Seres de luz, visitantes de otros Universos? Esto es lo que se sabe del misterio detrás del orígen en las Líneas de Nazca en Perú. 

Actualización
Según los expertos detrás del proyecto, son unas líneas que servían como un "sistema de riego". Foto: Twitter @Alejand44811144
Según los expertos detrás del proyecto, son unas líneas que servían como un "sistema de riego". Foto: Twitter @Alejand44811144

Las Líneas de Nazca en Perú, son realmente enigmáticas, y por muchos años ha existido una teoría de un posible "participación alienígena" detrás su origen, sin embargo un científico reveló de lo que pudiera tratarse el origen de las líneas. 

Según detallan los medios internacionales, los científicos detrás del proyecto Salvar Nazca, han revelado que las Líneas de Nazca no son una "pista de aterrizaje alienígena" y las investigaciones sugieren que las líneas realmente son un complejo sistema de riego. 

El equipo multidisciplinario está conformado por Luis Cabrejo, investigador peruano y coautor principal; Ana Mafé García, especialista en turismo y doctora en Historia del Arte y Xosé Manuel Carreita, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. 

"Los asentamientos preincas de la zona tenían un sistema con el cual no se daña a la naturaleza y se conduce el agua a las mil maravillas, a lo largo de  20 o 30 kilómetros de distancia", revelan los expertos. 

Ahora bien, es bien sabido que los preincas que habitaron la zona desértica y conocían muy bien, cómo obtener agua "esto es la función principal de las líneas, aprendes a dominar el agua y conducirla de forma eficiente", revelan. 

Asi que, adiós a las teorías de los 'aliens', en realidad se trata de una técnica de transporte de agua, que se valían del desierto para poder canalizar el agua de una forma bastante ancestral. 

Lo bizarro son las formas que pueden visualizar en los campos de Cusco, la primera vez que se visualizan estas lineas fue en 1927, cuando el arqueólogo peurano Toribio Mejía Xesspe.