Colombia.com Bogotá Lunes, 18 / Feb / 2019

Las microcervecerías se toman la capital

Te recomendamos algunas cervecerías especializadas en los artesanal que despuntan en Bogotá.

Cerveza artesanal en Bogotá. Foto: Shutterstock.
Cerveza artesanal en Bogotá. Foto: Shutterstock.

"Colombia es considerado como un país cervecero, pero sin cultura cervecera" afirmación que comparten buena parte de los entendidos en este líquido milenario. Especialmente aquellos que están detrás del ‘boom’ que vive la capital en el surgimiento de pequeños establecimientos dedicados a la elaboración de cerveza artesanal.

Una bebida que busca incursionar en un mercado en el que el 98% del consumo está en manos de una sola empresa: Bavaria.

Te puede interesar: La estrategia de Bavaria para mantener liderazgo de Poker: un banco

De acuerdo con la firma encuestadora Statista, un colombiano consume en promedio 60 litros de cerveza al año. Esto corresponde a un gasto anual de 960.000 pesos. Una cantidad significativa, pero que separa mucho de la que caracteriza a la República Checa, la nación que más consume en el mundo, con 137,3 litros en promedio por individuo; Polonia, la segunda, con 98,06 litros, o Alemania, que completa el podio, con 95,5 litros. 

Incursionar en esta industria no es fácil ni barato, reconoce uno de los fundadores de Slow Beer (una microcervecería artesanal ubicada en el barrio Teusaquillo), Carlos Agustí.

“Elaborar la cerveza es caro. Por un lado, están los ingredientes, y por otro, los elementos de cocción: hay que contar con una planta que, aunque modesta, te permita generar ciertos volúmenes de producción para que sea rentable. Es un sector en el que no todo el mundo puede emprender y en el que hay que apuntarle a un público con cierto poder adquisitivo”, añade.

A comienzos del 2018, operaban en el país 151 cervezas artesanales de un total de 195 microcervecerías. A esto hay que añadirle la barrera cultural.

Rommel Fernández, uno de los socios de Bárbaros Breving Co., otro establecimiento localizado en Teusaquillo que versiona sus propias cervezas, asegura que parte de la labor de este sector es educar el paladar de la gente para que aprenda a degustar y disfrutar de nuevas propuestas. 

Estas son algunas de las cervecerías especializadas en lo artesanal que surgen en la capital colombiana.

Bárbaros Breving Co.

Un cocinero, Rommel; un diseñador gráfico, Sebastián, y un administrador de empresas, Juanca, son las mentes que estan detrás de esta cervecería que inauguraron hace algunos meses. 

Todo comenzó como un ‘hobbie’, en la casa de la mamá de Rommel, con una olla de apenas 20 litros. Los amigos les pagaban la cerveza a 2.000 pesos. Ahora, tras años de aprendizaje y con local propio, producen 1.300 litros mensuales en una sola cocción y reciben cientos de personas cada semana en busca de sus productos artesanales.

Su propuesta cervecera se conforma actualmente de tres variantes. El recorrido se inicia con la Imperial Stout-Feroz, una ‘brewery’ con cuerpo robusto, sabor tostado y color canela. Tiene toques bien armonizados de chocolate y café que disimulan a la perfección su alta graduación: 8,3%. La siguiente es la Double IPA-Brutal, que lleva a la máxima expresión la presencia de lúpulo. Es amarga, con aromas cítricos y 7,2 grados de alcohol. El trío se completa con la recién llegada Bestial, una ‘pale ale’ refrescante y mucho más sutil y suave que sus hermanas (4,8 grados).

Esta cervecería se encuentra en la Calle 45 n.° 16-09 en Bogotá. 

El Mono Bandido

 

La mamá jarra y sus poLlitas a la casa del mono acaban de llegar ????????

Posted by El Mono Bandido on Sunday, July 15, 2018

Hace dos años y medios, los hermanos Villada (Mariana y Simón) iniciaron con un local en Chapinero Alto y actualmente cuentan con tres lugares estratégicos de la capital

La idea detrás de este emprendimiento es combinar el gusto por la cerveza artesanal con un ambiente en el que todos los detalles se cuidan al extremo, tanto en el diseño como en la oferta gastronómica (variedad de entradas, dos propuestas de perro caliente, cuatro de hamburguesas y, próximamente, postres). 

El lugar cuenta con una amplia carta que incluye cocteles, bebidas sin alcohol, cervezas artesanales invitadas de otros productores locales y, claro, las suyas propias. Dos destacables: la Witbier elaborada a partir de trigo y con notas cítricas (5 grados de alcohol); y la Belgian Strong, una rubia con toques afrutados (7 grados).

Se encuentra ubicado en Chapinero, justo en la Cra. 4.ª n.° 54-85, también hay otro situado en la Quinta Camacho, justo en la Cra. 10a n.° 69-38 y por último, en el norte en la Cra. 12 n.° 93-08.

Statua Rota

Foto: Facebook/Cervecería Statua Rota.

De la unión de dos hermanos, Alejandro y Missac Torres Cuervo, y un amigo de la infancia, Kiro, surgió esta cervecería localizada, antes en Chapinero, y ahora a pocos metros del Park Way, en Teusaquillo.

En cinco años de funcionamiento, Statua Rota se ha convertido en un referente de la cerveza artesanal que se produce en la capital gracias a sus propuestas transgresoras. 

En este momento cuentan con cinco estilos, que renuevan semanalmente, pero entre los que se incluyen sus tres clásicos inamovibles. El primero es Lymantria, una cerveza de trigo estilo Witbier, con notas cítricas y dulces que le aporta el lulo, las semillas de cilantro y la cáscara de toronja. Su porcentaje de alcohol es de 5,2 grados. Le sigue Datura, una ‘strong ale’ no filtrada elaborada con jengibre y miel orgánica y rica en maltas (8,5 grados). La tercera consentida es una ‘extra stout’, Mirla, de 6,6 grados, con adición de arándanos.

Este sitio que en la Calle 40 n.° 21-34.

Slow Beer Pub

 

Panela Golden Ale, Coffee Stout o IPA con romero y cardamomo...¿cuál prefieres? #SlowBeer #LosSaboresDeColombia #CervezaArtesanal

Posted by Slow Beer on Wednesday, November 14, 2018

Esta microcervecería tiene como objetivo que la gente disfrute con calma de la cerveza artesanal. De ahí su nombre, ‘Slow’ (despacio), y la elección del logo: un oso perezoso.

En total son seis socios: dos españoles y cuatro colombianos que aunaron fuerzas para sacar adelante este emprendimiento que nació en la casa de uno de ellos, donde se reunían para elaborar esta bebida como ‘hobbie’. Dos años y medio más tarde, y después de mucha práctica y algún descache, se decantaron por las tres variedades que ahora venden.

Su producto insignia es La Tolimense, una ‘golden ale’ con adición orgánica de panela del Tolima y 5,1 grados de alcohol. Le sigue La Samaria, que le debe el nombre a su ingrediente estrella: café orgánico de la Sierra Nevada de Santa Marta. Esta Coffee Stout tiene 5,2 grados y en su proceso de maceración se le añade avena, que le aporta esponjosidad a la espuma. Por último, La India Catalina, una India ‘pale ale’ (IPA) con añadido de romero de Bolívar y cardamomo. 

Esta cervecería esta ubicada en la Carrera 7.ª n.° 39-45 en Bogotá.  

También puedes leer: Jengibre, menta y yerbabuena, la evolución de las cervezas artesanales colombianas

Redacción Gastronomía - Colombia.com