Por: Redacción Turismo • Colombia.com

Marsella, Risaralda, un lugar de magia y color en la bella ruta cafetera

Marsella, Risaralda, el lugar del color en la bella ruta cafetera. Ubicado a 30 kilómetros de Pereira, esta población a la que se le llama el municipio verde de Colombia cuenta con una abundante cara de color que comienza en su geografía, pasa por sus casas y se refleja en su gente.

Interior de una tradicional casona de arquitectura paisa en Marsella, bello municipio de Risaralda. Foto: Twitter @risaralda_
Interior de una tradicional casona de arquitectura paisa en Marsella, bello municipio de Risaralda. Foto: Twitter @risaralda_

Marsella, Risaralda, el lugar del color en la bella ruta cafetera. Ubicado a 30 kilómetros de Pereira, esta población a la que se le llama el municipio verde de Colombia cuenta con una abundante cara de color que comienza en su geografía, pasa por sus casas y se refleja en su gente.

Está bien cerquita de Pereira y también se encuentra entre la influencia de lo paisa y lo valluno, porque geográficamente se ubica entre Antioquia y el Valle del Cauca, dos regiones con mucha trascendencia en el país.

Marsella es un lugar de mucho colorido, pero no es una fábrica de pinturas, en esta población del departamento de Risaralda sus habitantes crean sus sueños en medio de un ambiente mágico debido a que el pueblo se ha erigido entre las montañas y en donde, como parte del eje cafetero, se siembra café, y del bueno.

Esta población cercana a la perla del Otún está bañada por los ríos Cauca y San Francisco, razones que le otorgan una geografía llena de bondades, sus suelos son ricos y la agricultura es uno de sus principales renglones económicos, aunque el turismo también aporta importantes beneficios ya que es un destino muy apetecido por los turistas que quieran llegar a las entrañas de la cultura cafetera.

Marsella es conocido como el municipio verde de Colombia, gracias a su vocación ecológica que nació como producto de lo que la naturaleza entregó a sus pobladores: un rico y hermoso paraje bendecido con especies forestales y animales, y con un amplio y permanente surtido de agua en sus ríos y quebradas, aspectos que se pueden disfrutar y admirar en su Parque Natural Municipal de La Nona.

Este verde municipio no cuenta solo con esta posibilidad cromática, en sus calles el color es protagonista gracias a su arquitectura tradicional antioqueña de grandes casas con balcones y pintura de diversas tonalidades, razones que encantarán a los visitantes, que acompañadas de una taza de tinto y una charla, harán que la visita sea encantadora.

En Marsella hay mucho por hacer, primero hay que recorrer las calles del lugar, son acogedoras y llenas de gente amable y siempre dispuesta a atender bien al turista, también se puede hacer una parada de hospedaje en cualquiera de las fincas cafeteras especialmente acondicionadas para ello, en ellas se podrá experimentar la magia de la vida campesina y se disfrutará de lo mejor de la vida cotidiana en una región de ensueño.

La Casa de la Cultura es un lugar para conocer la idiosincrasia y el folclor de esta importante región de origen paisa, pero si de deleitarse con la naturaleza se trata, el Jardín Botánico Alejandro Humboldt es el lugar ideal.

En el jardín botánico podrán disfrutar de centenares de variedades vegetales y ornamentales de esta bella tierra y también podrán asombrarse con la ciencia en el Parque de Ciencia y Tecnología.
La gastronomía, ni hablar, porque jamás se habla con la boca llena y en Marsella las delicias de la comida paisa abundan.

Marsella es encantadora, es un destino que siempre se repetirá con agrado, porque siempre hay más por descubrir y gozar allí.

Artículos Relacionados

+ Artículos