Pereira

QUERENDONA, TRANSNOCHADORA Y MORENA

Hasta los años sesenta, Pereira, una población fundada por colonizadores antioqueños y ubicada magistralmente a orillas del río Otún, era un pequeño lugar con una población igualmente pequeña que se caracterizaba por su alegría y amabilidad, esa que según los campesinos brinda el café colombiano servido calientico cada mañana.

Carretera Vía Pereira

Con el paso de los años, familias enteras provenientes de todos los rincones de la nación decidieron arraigarse en estas tierras montañosas y acogedoras para proyectar la vida en medio de un clima agradable y una vida poco agitada, por esa razón fue denominada como “La ciudad sin puertas”; un lugar que siempre está disponible para todo aquel que quiera llegar con la promesa de que no será tratado como forastero.

Pereira es una ciudad valiente y pujante que ha atravesado muchas dificultades pero que siempre ha salido avante con la frente siempre en alto y hoy en día es ejemplo para todo el país, pues se consolida como un dinámico centro industrial, agropecuario y comercial.

Su atractivo es conocido fuera de las fronteras tanto que el prestigioso diario británico Financial Times lo ubica como uno de los mejores lugares del continente americano para hacer negocios por su estabilidad y la fortaleza y viabilidad de sus estrategias e iniciativas comerciales.

Catedral en Pereira

Esta importante capital del eje cafetero adquiere cada día el rostro de una ciudad de primera categoría gracias a sus obras de infraestructura pensadas siempre en el bienestar de sus habitantes, que con mucho orgullo sienten y muestran la transformación de su terruño.

La Perla del Otún tiene una vida nocturna permanente y acogedora, por eso se le conoce como la querendona, trasnochadora y morena, una ciudad que resulta tan familiar para el visitante que bien podría quedarse por el resto de su vida a gozar de sus bondades y su constante avance.

Pereira tiene atractivos turísticos de gran reconocimiento nacional como la Plaza de Bolívar, un lugar por el que gira la vida de la ciudad y que cuenta con uno de los monumentos de Bolívar diferentes a los demás, El Bolívar desnudo del maestro Rodrigo Arenas Betancourt.

La magia de la vida animal tiene su encuentro en el zoológico matecaña, uno de los más completos e importantes del país. El Viaducto César Gaviria Trujillo con su majestuoso puente de gran elevación es orgullo de la ciudad y muestra del deseo irrefrenable del progreso y el Parque Olaya Herrera es un tradicional punto de encuentro de sus habitantes.

Puente Colgante

Los atractivos naturales tienen fuerte presencia con la hermosa Laguna del Otún, el Nevado del Cisne, el Valle de las Tumbas y la Reserva Natural Otún-Quimbaya; imperdibles lugares de visita que todo turista debe hacer en este creciente destino del turismo en Colombia.

La cultura paisa y arriera tiene su centro en fondas que entre tangos y aguardientes revelan la raza y la sangre montañera y rebelde, una de ellas es el famoso Rincón clásico. La idiosincrasia e historia se pueden conocer en el Centro Cultural Soitama en la vecina población de Santa Rosa de Cabal y el carácter emprendedor lo representa Dosquebradas, la ciudad industrial que mueve el motor de la región.

Pereira es sinónimo de diversión en medio de un ambiente que agrada hasta al más escéptico, la Perla del Otún es un lugar que animado por su crecimiento muestra al mundo lo mejor de un pueblo acogedor pero muy altivo, en donde la amabilidad es el lenguaje común.