Actualización: Mié, 16 / Ago / 2017 12:27 pm
Miércoles, 16 / Ago / 2017

Cinco recomendaciones para disfrutar de las piscinas de forma segura

Si quieres evitar los accidentes en vacaciones o en las clases de natación es importante que tengas presente las siguientes recomendaciones. 

Cinco recomendaciones para disfrutar de las piscinas de forma segura

Preocuparse un poco puede resultar útil cuando se trata de los niños y los juego en el agua. Ten en cuenta estos consejos y recomendaciones del Dr. Jay L. Hoecker, especialista en pediatría de Clínica Mayo, para que tu hijo disfrute de esta actividad de una forma segura y divertida.

Te puede interesar: Pruebas de embarazo podrían revelar cáncer testicular

1. Cuidado con los pañales: Los bebés y los niños pequeños pueden usar pañales en el agua, pero debemos estar muy atentos.

Los pantaloncitos y los pañales para nadar repelen el agua y ajustan suavemente los muslos y la cintura del niño, aunque no son impermeables. Es importante estar pendiente del cambio de los pañales, ya que un pañal sucio puede contener gérmenes y parásitos como el criptosporidio, que contaminan el agua de la piscina provocando infecciones y diarrea. Las consecuencias pueden ser más graves en los niños que tienen el sistema inmune menos desarrollado. Se recomienda hacer pausas para cambiarle el pañal en el baño o para que el niño use el inodoro.

2. ¿Qué hacer con los ojos rojos después de nadar? La exposición al cloro puede causar enrojecimiento en los ojos de los niños. Para aliviar el malestar y disminuir el enrojecimiento después de nadar, lava los ojos de tu hijo con una solución ocular estéril o con lágrimas artificiales. Para evitar los ojos rojos o hinchados, recomiéndale a tu hijo que use anteojos protectores mientras practica la natación.

3. Tragar agua en la piscina es parte del proceso: Tu hijo, sin duda, va a tragar agua en la piscina en algún momento, especialmente cuando esté aprendiendo a nadar. Tragar un poco de agua en la piscina no suele ser motivo de preocupación, pero tragar mucha agua puede causar enfermedades. Alienta a tu hijo a que escupa toda el agua que le entre en la boca.

4. Mantén los oídos secos: Evita la otitis de nadador, recomiéndale a tu hijo usar tapones para los oídos cuando nade. Después de nadar, seca las orejas de tu hijo, limpiando delicadamente el oído externo con una toalla suave, o usa un secador de cabello, así podrás evitar que tu hijo padezca de una infección en el oído producida por residuos de agua.

5. Nadar con un yeso: Si tu hijo tiene una férula de fibra de vidrio hay inconveniente para nadar, siempre y cuando el médico lo haya autorizado y el yeso este recubierto por un plástico que aísle el agua de la zona afectada. Después de nadar, es importante enjuagar completamente el interior de la férula con agua limpia. Si la Férula de yeso está recubierta por tela, es preferible evitar el contacto con el agua, porque el material puede dañarse.

Recuerda que no hay una edad específica para que los niños comiencen a nadar, aunque la Academia Americana de Pediatría recomienda que las clases de natación deben ser tomadas preferiblemente por niños mayores a 4 años.

Si inscribes a un niño menor de 4 años en un programa de natación, elige uno que requiera la participación de los padres, que cuente con docentes calificados, tenga una atmósfera alegre y que implique una cantidad limitada de sumergimientos. De esta forma podrás disfrutar junto a tu hijo de una actividad sana y mucho más segura.

Te puede interesar:

#Oraciones La oración es una de las herramientas más poderosas que DIOS nos dio para entrar en comunicación con él

Posted by Colombia.com on Wednesday, August 9, 2017

Colombia.com