Actualización: Mié, 09 / Sep / 2015 11:05 am
Miércoles, 09 / Sep / 2015

Cinco trucos que puedes hacer con una cuchara

Convierte a la cuchara en tu aliada de belleza favorito y podrás hacer maravillas con ella.

Cinco trucos que puedes hacer con una cuchara
Convierte a la cuchara en tu aliada de belleza favorito.

Una cuchara no es un simple utensilio de cocina, también te puede ayudar a cambiar el aspecto de tu rostro de manera muy sencilla y rápida. Estos son 5 trucos de belleza que puedes hacer con una cuchara:

1. Reduce la inflamación:

Una cuchara en la heladera puede ayudarte a verte mejor. Una cuchara fría será todo lo que necesites para desinflar tu cara por las mañanas y si tus ojos amanecen más hinchados que de costumbre, la cuchara helada es perfecta.

Si tienes un grano rojo que está a punto de reventarse o un moretón, pon la cuchara fría sobre la piel y verás cómo se atenúa. Si tu grano es blanco, sumerge la cuchara en agua caliente y déjala reposar por unos segundos sobre el grano.

Te puede interesar: Trucos para evitar las infecciones en tu rostro 

2. Ayuda al delineado perfecto:

Si eres de las que se queja porque siempre se delinea chueco, una cuchara será tu solución. Aprovecha la forma natural de la cuchara para obtener un delineado perfecto. Es mejor si lo haces con un delineador líquido.

3. Previene las manchas de la máscara de pestañas:

Siempre nos pasa que al momento de aplicarnos la máscara de pestañas, terminamos manchando nuestros párpados. Utiliza una cuchara sobre el párpado, por encima de las pestañas para que al momento de maquillarlas en vez de mancharte el párpado, mancharás el utensilio.

4. Sirve como rizador:

Pon la cuchara sobre tu ojo y con la ayuda de tus dedos presiona las pestañas en el borde y hacia arriba. Rizar las pestañas hace que tus ojos se vean mucho más grandes, así que no dejes de intentarlo.

6. Te ayuda a crear tu propio labial:

Si quieres hacer un color de labial único, mezcla tus dos labiales favoritos. Pon un trozo de cada labial escogido y prende un encendedor debajo de la cuchara hasta que se derritan. Mezcla el líquido con un palillo y pon la solución en un recipiente. Espera hasta que se endurezca y ¡listo!, un nuevo labial.

Whatthegirl.com