Actualización: Mié, 16 / Nov / 2011 11:45 am
Miércoles, 16 / Nov / 2011

Pitahaya buenísima para el estómago

¿Le recomendaron comer pitahaya para cuando tiene
problemas para ir al baño? No desaproveche este consejo y sígalo.

Pitahaya buenísima para el estómago
Esta fruta es un excelente laxante natural y más... Janeth Heredia, médica nutrióloga, señala que la pitahaya es similar a la granadilla, no solo en vitaminas y minerales, sino también en sus propiedades digestivas.

¿Por qué?
Porque la pitahaya es rica en fibra, esta se encuentra
principalmente en las semillas, las cuales al ser ingeridas se adhieren a las vellosidades intestinales y ayudan al movimiento peristáltico de las heces, es decir, hacen que estas no se queden retenidas en los intestinos sino que salgan.

De allí que la recomendación de la experta, es comer regularmente esta fruta, más aún, si sufre de trastornos intestinales, en especial de estreñimiento.

¿Cuánto comer?
Depende de cada persona, señala Heredia, a algunas un simple pedazo puede hacerle efecto e incluso causarle diarrea y otra puede requerir de una entera para conseguirlo.

Tome en cuenta
A pesar de que la pitahaya es un laxante natural, sepa que los problemas digestivos, en especial el estreñimiento, no solo se lo debe combatir consumiendo esta fruta.

Es necesario que se acompañe de la ingesta de mucho líquido, el cual no solo ayuda a la digestión sino que también vuelve más blandas las heces.

Además, es indispensable la ingesta de alimentos ricos en fibra (frutas con todo y cáscara, cereales integrales, verduras, etc.). Masticar bien los alimentos, entrenar al intestino para ir al baño regularmente, ejercicio, etc.

Hay personas que hacen las deposiciones regularmente (dos a tres veces por semana), sin ningún problema. Pero, si usted tiene molestias y además, al hacerlo sangra. Tome en cuenta los consejos arriba mencionados.

 Esbeltos con la pitahaya
Quienes buscan bajar de peso o mantenerlo, tienen en la pitahaya una aliada. ¿Por qué? Porque esta fruta es rica en agua, fibra y baja en calorías (carbohidratos).

Estas ventajas hacen que la pitahaya al consumirla, produzca una sensación de llenura, señala Nora Falconí, nutricionista de Endocare.

Por otro lado, la pitahaya contiene una buena dosis de vitamina C, la cual eleva el sistema inmunológico, es un antioxidante natural (evita el envejecimiento prematuro) y, por si fuera poco, ayuda a la producción de colágeno, sustancia que no permite la flaccidez de la piel.

Además, la vitaminaC fortalece los huesos y dientes, por esta razón la pitahaya debe ser consumida por niños y jóvenes.

Mejor si está amarilla

Una forma fácil de reconocer que una pitahaya está en buen estado y lista para su consumo es su color, señala Janeth Heredia, médica nutrióloga.

Las de color amarillo y con la corteza dura son las más aptas. Para que sepa las muy amarillas y con la corteza suave, indican que han sido demasiado expuestas al sol; esto puede provocar que haya una disminuciónde la vitamina C, puesto que esta sustancias es muy volátil.


Tome en cuenta estas recomendaciones: Al comprar la pitahaya, escoja las amarillas, con la cáscara brillante y lisa. No compre las que tengan la cáscara arrugada porque esto significa que está muy madura y habrá perdido sus propiedades.

La pitahaya contiene enzimas que ayudan a absorber el hierro que poseen los alimentos; por lo tanto la ingesta frecuente de esta previene el aparecimiento de la anemia y si ya la padece, es una aliada para su cura.

Otra cualidad es la de acelerar los procesos de cicatrización de heridas, en especial de cortadas, debido a que ayuda a la formación del colágeno, el cual sirve como una especie de pegamento de la piel.

Esta fruta se puede consumir a cualquier hora . Sin embargo, si la va a utilizar como laxante natural, la recomendación de Janeth Heredia, nutrióloga, es servírsela en la noche, para favorecer el proceso digestivo.

La super receta:
El chef Jimy Loor, nos ofrece este delicioso postre a base de esta fruta. Un agasajo al paladar de grandes y chicos.

Ingredientes:
Jugo de tres pitahayas, 1 taza de crema de leche, 100 g de azúcar, 3 claras de huevo, 2 cdas de gelatina sin sabor.

Preparación:
Para extraer el jugo de la pita haya ponga la fruta con un poco de agua en la licuadora, licue lentamente hasta que las pepas se desprendan.

Cierna y mezcle el jugo con el azúcar. Aparte bata la crema de leche hasta formar picos, igual con las claras. Incorpore poco a poco a la crema el jugo de pitahaya.

Por último las claras batidas junto con la gelatina disuelta. Mezcle hasta que se fusione todo. Ponga en moldes y lleve a congelar.