Actualización: Mié, 05 / Oct / 2011 4:16 pm
Miércoles, 05 / Oct / 2011

¿Qué es la artritis de Takayasu?

Es una enfermedad rara caracterizada por la inflamación de la aorta (arteria principal del corazón) y de sus ramificaciones mayores.

¿Qué es la artritis de Takayasu?
También suele denominarse esta enfermedad como:

Enfermedad de Takayasu
Isquemia braquiocefálica
Síndrome del arco aórtico
Coartación inversa
Enfermedad de la ausencia de pulsos
Tromboaorteriopatía oclusiva
Síndrome de Martorell
Arteritis idiopática de Takayasu

Causas-Etiología
La arteritis de Takayasu es una enfermedad inflamatoria que afecta preferentemente a mujeres jóvenes y niños.

La causa de la misma se desconoce, aunque la mayoría de los que la padecen son de ascendencia asiática o africana.

Parece ser que es de naturaleza autoinmune, donde las células inmunes del organismo se dirigen de forma equivocada contra los tejidos del propio cuerpo.


Datos relevantes

Se produce una inflamación progresiva de muchas arterias del organismo (panarteritis), especialmente la aorta y la arteria pulmonar, lo que produce una reducción del flujo de sangre. El riego de la cabeza y de los brazos puede verse afectado, lo que puede dar lugar a la pérdida de los principales pulsos del organismo, como el pulso radial (muñeca). Asimismo, se produce dolor en el brazo y en el antebrazo.

La inflamación de las arterias carótidas, las que irrigan el cerebro, puede causar problemas de visión o neurológicos, como mareo y apoplejía. La disminución del flujo sanguíneo a los riñones da lugar a hipertensión. Se pueden formar aneurismas que conducen a la ruptura de los vasos afectados.

Se producen una serie de síntomas generales como fatiga, fiebre, erupción, sudoración nocturna, artralgias (dolor en las articulaciones), pérdida de peso, mialgias (dolores musculares).

En algunos casos de arteritis de Takayasu se produce estenosis segmentaria (estrechamientos irregulares) de las arterias grandes, cardiomegalia (aumento del tamaño del corazón), insuficiencia cardiaca por hipertensión aórtica o pulmonar, síncope (pérdida de consciencia), cefaleas, pericarditis (inflamación del pericardio o membrana que recubre al corazón)y pleuritis (inflamación del revestimiento de los pulmones).

Diagnóstico


Se realizan una serie de exámenes para realizar el diagnóstico de esta enfermedad, entre otros: inmunoelectroforesis en suero, radiografía de tórax, arteriograma, tasa de sedimentación y electrocardiograma.

Tratamiento


El tratamiento de esta enfermedad es complicado, pero si es el apropiado los resultados son buenos. El diagnóstico temprano es importante. Se suele tratar en principio con esteroides e inmunosupresores, reservando la cirugía para las complicaciones debidas al estrechamiento de las arterias.

Puede resultar mortal, pero si se maneja adecuadamente la supervivencia a largo plazo es del 90%, siendo mayor dicha tasa en adultos que en niños.