Actualización: Vie, 17 / Feb / 2012 3:30 pm
Viernes, 17 / Feb / 2012

Conoce acerca de la Acalasia

La acalasia es un trastorno del esófago (el tubo que lleva el alimento de la boca al estómago) caracterizado por la reducción de la capacidad de este órgano para transportar alimento.

Conoce acerca de la Acalasia
También se presenta la imposibilidad de que el esfínter esofágico inferior se relaje (píloro) como respuesta a la deglución, lo cual es necesario para que el alimento ingrese al estómago.
 
Este trastorno es caracterizado por la pérdida de las contracciones en onda de los músculos lisos que empujan el alimento a través del tracto digestivo (peristalsis). Esta condición también incluye espasmos de la válvula (esfínter) ubicada en la unión del esófago con el estómago, el cual no se relaja y no recibe la estimulación nerviosa del esófago.

La causa de esta enfermedad es desconocida , pero se postulan , entre otras, daño de los nervios que van al esófago, infección parasitaria y factores hereditarios. La acalasia puede presentarse a cualquier edad pero su frecuencia se incrementa en la edad avanzada, siendo más común entre los 40 y los 60 años. La incidencia es de 1:100.000 habitantes. Afecta por igual a varones y mujeres.


Datos relevantes
Los principales síntomas de esta enfermedad son:


Dificultad para deglutir líquidos y sólidos
Regurgitación de alimento
Pérdida de peso
Acidez
Tos
Dolor torácico que puede irradiarse a la espalda, cuello y brazos y se incrementa después de comer.

La acalasia esofágica avanzada puede sospecharse a veces en una radiografía simple de tórax, que demuestra la dilatación esofágica. En la exploración con papilla de bario el esófago aparece dilatado y termina a nivel de diafragma, en forma cónica semejante a un pico de ave o punta de lápiz. Las series del tracto gastrointestinal superior e intestino delgado revelan ausencia de peristalsis y estrechamiento en la parte baja del esófago. El diagnóstico se confirma por medio de una manometría esofágica.

La finalidad del tratamiento es reducir la presión en la parte inferior del esfínter esofágico, lo cual se logra manipulando la parte inferior del esófago por medio de instrumentos especiales. Generalmente, la terapia consiste en la dilatación del esfínter inferior.

En los casos de enfermedad poco evolucionada o en pacientes en los que no se pueden realizar la dilatación o cirugía, se pueden utilizar medicamentos como los nitratos de acción prolongada o los bloqueadores de los calcio para bajar la presión en el esfínter esofágico inferior. Se puede recomendar la cirugía para reducir la presión en el esfínter esofágico inferior (llamada esofagomiotomía), si no se tiene éxito con otras intervenciones.

Los resultados de la cirugía son buenos, mientras que las dilataciones por sí solas a menudo sólo producen una mejoría temporal de los síntomas.