Actualización: Jue, 05 / Jul / 2012 12:08 pm
Jueves, 05 / Jul / 2012

Los juguetes de madera en la motricidad fina de los niños

Recordamos con nostalgia la época cuando con cubos de madera recreabamos todo un mundo de fantasías , junto con la tecnología hoy los niños tiene miles de juegos, pero y ¿ la motricidad?

Los juguetes de madera en la motricidad fina de los niños
Éstos y otros juguetes de sana diversión, modernizados con tecnología de punta alemana se encuentran esperando por usted, para que vuelva a su infancia junto a sus pequeños, quienes aprenderán jugando.

Hay quienes dicen que todo tiempo pasado fue mejor; los niños jugaban de manera sana y su imaginación los llevaba a donde quisieran llegar. Hay otros que sustentan que la tecnología nos brinda un sinfín de posibilidades para el desarrollo social y creativo. Hoy en día contamos con juguetes que nos brindan lo mejor de ambos puntos de vista, para que volvamos a ser niños junto a nuestros pequeños.

Los juguetes en madera son de gran tradición en Europa, especialmente Alemania, en donde se han preocupado por generar piezas lúdicas con altos estándares de calidad. Pinturas no tóxicas a base de agua y maderas de baja densidad extraídas de recursos maderables renovables, son algunas de las novedades que presentan para traer excelentes productos para los pequeños constructores.

De acuerdo con Angela Pulido, especialista en el cuidado del bebé de Baby Station, juegos de bloques, de ensartar, memoria, rompecabezas y hasta títeres y marionetas, estimulan el desarrollo psicomotriz de niños entre 6 meses y 4 años, “dependiendo de la edad, se incentivan sensorialmente o aprenden organización, composición y creatividad”, afirma.

Por otro lado, está comprobado que este tipo de juegos alientan a los padres a pasar tiempo de calidad con sus hijos, ya que muchos requieren de la ayuda de un adulto, “cuando un niño siente que sus padres lo están ayudando en la difícil tarea de ensartar un aro en un madero, el vínculo afectivo y la seguridad emocional se intensifican”, asegura la especialista.

Aprenda a comprar para que sus hijos aprendan jugando

Entre los 6 meses y los 2 años es indispensable desarrollar las habilidades sensoriales, por ejemplo los dados de estimulación con colores, texturas y sonidos despiertan los sentidos de los pequeños. Es importante tener en cuenta que antes del año es preferible que el bebé disfrute de estas actividades en juguetes de tela, para luego hacer la transición a la madera.

De los 2 a los 3 años el niño deberá desarrollar su motricidad gruesa, aprender temas de organización a través de rompecabezas básicos, manualidades y bloques, para que de los 4 en adelante la motricidad fina lo ayude a componer, contar, leer y a ser creativo a través de juegos de memoria, tableros y títeres, entre otros.

“Lo importante es que los padres comprendan que sus hijos pueden aprender jugando de la misma manera en la que ellos lo hicieron, sin los peligros del pasado, por el contrario, a través de productos con estándares de calidad europeos que los incentivan y los acercan a quienes sólo quieren lo mejor para ellos” concluye.