Actualización: Mar, 26 / Ago / 2014 4:10 pm
Martes, 26 / Ago / 2014

Prevenga lesiones en sus ojos a la hora de hacer deporte

Archivado en Salud

Contusiones, hemorragias, daño en el nervio óptico, predisposición a cataratas, desprendimiento de retina y hasta pérdida del globo ocular son algunas de las lesiones oculares más frecuentes entre las personas que practican deportes. 

Prevenga lesiones en sus ojos a la hora de hacer deporte

La exposición a los rayos UV también es un factor de riesgo para los ojos en deportes que se practican al aire libre sin una protección visual adecuada.

Actividades deportivas como el tenis, atletismo, ciclismo, motociclismo, golf, squash, hockey, paint ball, fútbol, ping-pong, entre otros de sus características, son los que presentan mayor riesgo de ocasionar lesiones visuales a quienes lo practican, “La clave para reducir los riesgos oculares durante estas prácticas deportivas es mediante el uso de lentes en materiales resistentes a los impactos y que a su vez sean lentes adaptables a las diferentes condiciones de iluminación presente en el ambiente, ya que regulan la cantidad de luz que ingresa a los ojos y bloquean el 100% los rayos UV, considerados nocivos para la salud visual”, señaló Vanessa Johns, Directora de Marketing para América Latina de Transitions Optical.

La severidad y el tipo de lesión dependen del tamaño, la velocidad y la dureza del objeto que golpea al ojo. Las lesiones oculares ocupan un porcentaje importante dentro de los accidentes deportivos tanto en quienes los practican de forma aficionada como en quienes lo hacen de manera profesional.
 
Según investigaciones realizadas por La Sociedad Nacional para la Prevención de la Ceguera cada año ocurren más de 40.000 lesiones oculares relacionadas con productos deportivos y de ocio.
 
Tipos de lesiones oculares

El trauma directo causa la mayoría de las lesiones oculares en la práctica deportiva, principalmente en actividades como el hockey y deportes de raqueta.

Las lesiones penetrantes caracterizadas por rasguños y cortaduras, provocadas por dedos u objetos filosos o puntiagudos que se inserten en el ojo.

Las lesiones originadas por la sobreexposición constante a los rayos ultravioleta, dentro de las cuales se pueden mencionar: inflamaciones de moderadas a severas en la superficie ocular, principalmente córnea y conjuntiva, aparición de cataratas prematuras, desarrollo de tumores y lesiones en la retina como la degeneración macular relativa a la edad, y eventos que pueden ocasionar debilidad visual y en algunos casos ceguera a largo plazo. Estas lesiones pueden afectar a quienes practican deportes al aire libre sin una protección visual adecuada. 

Prevención y recomendaciones

Es primordial realizar una consulta con el especialista de la salud visual,  oftalmólogo u optómetra, con el fin de hacer una valoración adecuada del caso y de esta forma recibir la asesoría profesional sobre cuál puede ser la mejor alternativa para su protección visual de acuerdo al deporte que se practique.

Si su deporte es al aire libre, asegúrese de llevar lentes adaptables a las diferentes condiciones de iluminación, ya que absorben el 100% de la radiación ultravioleta y regulan la cantidad de luz que ingresa a sus ojos, previniendo de esta forma el deslumbramiento, ofreciendo un mayor confort para ver las cosas como deben ser, además de agudizar nuestra vision en situaciones de alta exigencia visual como lo es la práctica deportiva.

Es clave adquirir sus lentes en lugares de confianza, en materiales resistentes a los impactos como el policarbonato, que le permitan desarrollar su actividad deportiva preferida de manera segura.

Recuerde que existen anteojos con protección frontal y lateral. Cada uno resulta útil de acuerdo al deporte, el tipo de deportista que es usted y el riesgo involucrado.

En el caso de los niños que practican deportes, es fundamental que los padres, consulten al especialista de la salud visual con el fin de obtener recomendaciones sobre el tipo de lentes o gafas protectoras adecuadas para evitar lesiones oculares o reducir el número y la gravedad de estas.

 “Lo más importante, es no esperar a que se presenten accidentes ya que las consecuencias de las lesiones en los ojos pueden variar de temporal a una permanente pérdida de la visión.  Es por ello que hay que tomar acciones preventivas ya que este es el primer paso para evitar las lesiones oculares graves. Y en caso tal se presente alguna lesión, se debe acudir inmediatamente al especialista en salud visual y no automedicarse”, aseguró Francisco Rangel, Médico Oftalmólogo.