Actualización: Jue, 02 / Oct / 2014 12:09 pm
Jueves, 02 / Oct / 2014

En el día mundial contra la artritis, no permitas que te deje sin fuerza

Archivado en Salud

Esta enfermedad crónica produce la inflamación de cualquiera de las articulaciones repartidas por el cuerpo humano. Existen diferentes tipos de artritis y la causa puede ser de origen infeccioso o inmunológico, apunta Angel María García Aparicio, reumatólogo del Hospital Virgen de la Salud de Toledo y presidente de la Sociedad Castellano-Manchega de Reumatología.

En el día mundial contra la artritis, no permitas que te deje sin fuerza

¿Cómo afecta la artritis?

Cuando la causa es infecciosa las enfermedades pueden afectar a cualquier edad, sin embargo, cuando se trata de enfermedades del sistema inmune encontramos dos grandes grupos de artritis, la reumatoide y la espondiloartritis. En España los afectados por estas enfermedades suman más de 250.000.

Aunque puede aparecer a cualquier edad, la artritis reumatoide, que afecta a entre el 0,5 y el 1% de la población española, se da sobre todo en mujeres en torno a los 50 años y suele afectar a articulaciones de manos, pies y rodillas.

La espondiloartritis afecta casi por igual a ambos sexos y aparece generalmente en menores de 45. Aunque existen diferentes formas, normalmente produce un dolor lumbar inflamatorio de las articulaciones sacroilíacas en la pelvis. En los niños se da la artritis idiopática juvenil hasta los 16 años y afecta a la columna y habitualmente a manos y rodillas.

El facultativo indica que el dolor de la articulación es el primer síntoma de la artritis, así como su inflamación, entumecimiento y “generalmente va asociada a una limitación funcional”; por ejemplo, en el caso de las manos se produce pérdida de fuerza o movilidad; en caso de los miembros inferiores como pies, rodilla, cadera o tobillos, se cojea. Y añade: “a veces hay un aumento de la temperatura de diferentes articulaciones”.

La importancia de un diagnóstico precoz

El especialista indica que aunque el seguimiento de la artritis es a largo plazo, los tratamientos no tienen por qué ser para toda la vida y añade, “incluso hay formas que remiten al iniciar un tratamiento de forma precoz“.

“Ser un paciente crónico no obliga a ser un paciente que está con síntomas de por vida, simplemente que requiere un seguimiento durante un largo periodo de tiempo”, matiza el reumólogo.

El facultativo explica que este tipo de enfermedades no se cura pero sí se controla y “con un tratamiento adecuado hacen una vida completamente normal”. Para establecer un tratamiento eficaz, el doctor señala que es fundamental que el paciente sea remitido lo antes posible a una consulta de un especialista en reumatología y que reciba un diagnóstico precoz.

Asimismo, el nivel de incapacidad que la atritis genera depende tanto de la articulación afectada como del número de articulaciones. García Aparicio afirma que gracias a los nuevos tratamientos disponibles se logra devolver al paciente a su actividad habitual en el menor tiempo posible.

Tratamiento

El facultativo expone que cuando se trata de enfermedades inflamatorias lo principal es quitar la inflamación e indica que el uso de fármacos tradicionales y biológicos ha supuesto “llegar casi a la curación”.

Una vez que se pasa la fase aguda y no hay inflamación en la articulación, es recomendable hacer ejercicio físico de una forma regular y en los casos oportunos, recurrir a la rehabilitación pero siempre de forma complementaria.

“Si obligamos al paciente a hacer ejercicio o a hacer rehabilitación cuando tiene las articulaciones inflamadas lo que le vamos a provocar es más dolor”, aclara.

Además de mantener hábitos saludables como llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio, García Aparicio sostiene que no fumar es fundamental y advierte, “se sabe que el tabaco no solamente actúa como factor predictor de la aparición de la artritis sino como factor de mal pronóstico”. El especialista es contundente al afirmar que hay evidencias que demuestran que la enfermedad es más agresiva en pacientes fumadores.

¿Se puede operar la artritis?

El reumatólogo indica que “la cirugía es complementaria al tratamiento médico”, cuando este no tiene el éxito requerido y la articulación se deteriora, se recurre a la cirugía para poner una prótesis o “hacer una reconstrucción de una articulación que ya no es funcional”.

Debido al uso de los fármacos biológicos y al establecimiento de tratamientos intensivos, el número de prótesis que se ponen por debido al desgaste de la articulación se ha reducido de manera significativa, remarca el especialista. ”Hoy en día se opera muchísimo menos a los pacientes reumáticos con artritis de lo que se hacía hace veinte años”, concluye.

Preocupados por el futuro

“A los pacientes de artritis nos asiste una serie de derechos que no podemos dejar perder pese a los difíciles momentos que estamos viviendo en España. Ejemplos como el copago o los recortes en recursos sanitarios nos afectan de forma directa y tenemos que estar totalmente informados como pacientes de qué derechos tenemos para saber cuándo y cómo reclamarlos”, explica Marisa Balado, vicepresidenta y portavoz de ConArtritis.

Los recortes en sanidad han generado el descontento de muchos de los que padecen esta enfermedad. Según datos facilitados por ConArtritis, el 84% de los pacientes de artritis reumatoide considera que los últimos recortes en el sistema sanitario están afectando al tratamiento de su enfermedad y un 78% encuentra dificultadas para acceder a los tratamientos de la astritis.