Actualización: Jue, 13 / Oct / 2011 3:32 pm
Jueves, 13 / Oct / 2011

Niños en noche de brujas con dientes sanos y fuertes

Una buena salud oral y hábitos como el cepillado de los dientes, la seda dental y el enjuague bucal son las mejores herramientas para prevenir la caries en la noche de las brujas.

Niños en noche de brujas con dientes sanos y fuertes
La Noche de Brujas es una de las celebraciones más esperadas por los niños de todas las edades, por ser la fecha del año en la que es permitido comer dulces y golosinas a su antojo. Pero se convierte en un dolor de cabeza para los padres que se ven obligados a restringir el consumo de los mismos, con el fin de evitar enfermedades como la caries dental que afecta su salud oral.

“La caries dental es producida por microorganismos que usan los azucares (dulces) para generar un ambiente ácido en la boca, el cual facilita la desmineralización de los dientes y finalmente la caries. Para que esta noche tan especial no se convierta en una celebración de horror se recomienda posterior al consumo de dulces  un buen cepillado bucal, con el fin de evitar  la disminución del pH que causa la desmineralización dental, afirma Adriana Forero, Coordinadora de la Clínica Dental Network ”.

El uso del cepillo y de la seda dental son los mejores aliados en la noche de brujas contra la caries y constituyen un medio eficaz para combatirla. De ahí la importancia de que los niños utilicen cepillos de dientes adecuados para su edad, crema dental con flúor, seda dental con un dispositivo fácil de usar, y enjuague bucal; los cuales deben ser utilizados bajo supervisión directa de un adulto y de acuerdo con las recomendaciones de un odontólogo.

La caries es una enfermedad totalmente prevenible por esta razón es importante promover en los niños la elección de alimentos saludables bajos en azúcar e impulsarlos a que limiten el consumo de caramelos, bebidas dulces y alimentos pegajosos. Adicionalmente es recomendable fijar horarios para el consumo de dulces, disminuir su frecuencia y cantidad, fomentar el hábito de una buena higiene dental y la visitar al menos dos veces al año al odontólogo.

En esta festividad se aconseja dar a los niños golosinas que se puedan comer de manera rápida, como las barras pequeñas de dulces y descartar los que sean muy pegajosos o duros y así disminuir el tiempo de contacto del dulce con los dientes o la posibilidad de fractura o traumas en los mismos. Es preferible comer pequeñas cantidades de dulces acompañados de un vaso de agua, como postre después de las comidas lo cual disminuye sus efectos negativos y siempre asegurarse que los niños se cepillen los dientes posteriormente.

Finalmente es importante recalcar que los padres de familia tienen un papel importante en la prevención de la caries de los niños, por esa razón es necesario cuidar su alimentación, mejorar sus hábitos nutricionales, implementar todas las tácticas de prevención en salud oral, detectar tempranamente problemas bucales para su rápida solución, garantizando su salud bucal y mejorando su calidad de vida.