Actualización: Jue, 01 / Dic / 2011 3:24 pm
Jueves, 01 / Dic / 2011

Conoce los tips de maquillaje de labios ¡en rojo!

El glamour y la sensualidad llegan a tus labios. El rojo para tu boca arrasa esta temporada. Atrévete a lucirlo con ayuda de algunos trucos infalibles que asegurarán un irresistible look de diva.

Conoce los tips de maquillaje de labios ¡en rojo!
Son un clásico en cuanto a maquillaje. Unos labios rojos nunca pasan de moda y son expresión absoluta de femineidad y seducción.

Puede que lo encuentres un color demasiado llamativo para tu boca pero seguramente se trata de falta de costumbre. Haz la prueba, encuentra el tono de rojo que mejor se adapta a tus características y aplícalo de la forma correcta. Verás lo favorecedor que resulta y cómo tu rostro se ilumina y tu imagen cambia con ese toque atrevido y chic en tus labios, que  no tiene por qué quedar relegado al maquillaje de noche.

Si eliges el rojo para tu boca, ten en cuenta que ésta se convertirá en el centro de todas las miradas. En este caso, no sobrecargues tus ojos con sombras demasiado fuertes o brillantes porque el conjunto resultaría excesivo. Según las distintas situaciones, resalta una de las dos zonas principales de tu cara (ojos - boca) y si lo que quieres es dar protagonismo a tus labios, el rojo será tu mejor aliado.

Cada una de las firmas cosméticas ofrece labiales con una gran variedad de tonos, desde el rojo “Valentino”, brillante, luminoso y encarnado, a los rojos anaranjados, granates, teja o color cereza, súper de moda este otoño.

A la hora de comprar una barra de labios es importante que compruebes su efecto en tu propia boca (no basta la típica prueba en la mano). Esta práctica es siempre recomendable, pero en el caso del labial rojo resulta casi imprescindible porque tendrás que ver el resultado de conjunto en tu cara teniendo en cuenta tu color de piel, de ojos y de cabello (puede que te encante el color pero que no te siente bien).

Como norma general, si eres de tez clara, te irán fenomenal los rojos brillantes así como aquellos con toques violetas o borgoña. Para las más morenas, los tonos coral, ligeramente anaranjados o con tonalidades tierra resultan perfectos. Además, dos opciones: el rojo “pasión”, fuerte e intenso, y el cereza resultan una apuesta segura, especialmente en maquillaje de noche, haciendo que tus labios resulten inolvidables.


Cómo aplicarlo
Para que luzcan toda su belleza y su atractivo, unos labios rojos deben estar bien maquillados. De no ser así provocarían el efecto contrario, es decir, llamarían la atención pero no precisamente por su encanto y glamour. Para que queden perfectos, te damos algunas recomendaciones y pasos a seguir:

PREPARA TUS LABIOS


El color rojo realza los labios (no tapa imperfecciones), por lo que tendrás que acondicionarlos convenientemente antes de maquillarlos. Es importante tenerlos exfoliados e hidratados. Unos labios rojos con trocitos de piel muerta o cuarteados por sequedad excesiva, pueden destrozar cualquier look.

Utiliza un exfoliante suave (específico para la delicada piel de los labios) o masajéalos suavemente con ayuda de un cepillo de dientes (así además ayudarás a reactivar la circulación). Una vez acondicionados, aplica una crema hidratante para labios que servirá de pre-base para la correcta fijación del color elegido.

DIBÚJALOS

Cuando tu boca esté preparada, deberás utilizar el delineador marcando el contorno del labio superior e inferior, aprovechando para corregir pequeñas imperfecciones. Por ejemplo, si tus labios son demasiado finos separa un poco la línea del lápiz del inicio de los labios y con este pequeño “truco” ganarás una línea más de volumen. En el caso contrario (quieres disminuir grosor), aplica el delineador dentro del propio labio (no en la piel que los rodea) y conseguirás reducirlos visualmente.

El delineador te servirá, además, para fijar exactamente la zona donde aplicarás el color sin salirte. Lo ideal es que el lápiz sea del mismo tono que el labial o uno más claro, nunca más oscuro porque destacaría y se haría visible. Esta es una opción que no suele quedar bien en los labios maquillados en rojo.

RELLÉNALOS

Sólo queda rellenar los labios de color. Para ello es conveniente aplicar el labial con ayuda de un pincel y hacerlo empezando por la parte central del labio superior (extendiéndolo hasta las comisuras) y repitiendo la operación en el labio inferior. Debes conseguir una capa uniforme (igual cantidad de color en toda la boca) y por supuesto sin antiestéticos grumos.

Para terminar, puede que sea necesario repasar con el delineador y retirar el exceso de labial con ayuda de un poco de papel (poniéndolo entre los labios). Si quieres, puedes aumentar el brillo con ayuda de un gloss extendido en toda la zona (quedará espectacular) o aplicar sólo un poco en el centro de los labios (efecto volumen).

Si prefieres un acabado mate, aplica una ligera capa de polvos translúcidos y tendrás una boca “de terciopelo” que causará estragos a la hora de seducir.