Colombia.com Bogotá Jueves, 25 / Oct / 2018

Conozca cómo puede tener un periodo de lactancia tranquilo, mientras está trabajando

Regresar a los deberes laborales tras la licencia de maternidad no implica que la madre tenga que interrumpir el periodo de lactancia.    

Conozca cómo puede tener un periodo de lactancia tranquilo, mientras está trabajando
Regresar al trabajo no implica dejar de ser mamá. Foto: Shutterstock

Según la doctora Margarita Mora Bonilla, consultora en lactancia materna adscrita a Colsanitas, “El periodo de lactancia es uno de los más importantes en la etapa de desarrollo del bebé. Por esta razón es primordial garantizar que este proceso no se interrumpa ante el regreso a la vida laboral de la madre. Es importante seguir ciertas recomendaciones, como por ejemplo no utilizar biberones para alimentar al bebé”. A continuación cinco recomendaciones sobre la lactancia para las madres que regresan a la vida laboral tras su licencia de maternidad.

Te puede interesar: Qué tipo de madre serás o eres de acuerdo a tu signo del zodiaco

1. Prepararse con antelación: Quince días antes de que la licencia de maternidad termine, la madre debe empezar a extraerse leche para que se familiarice con el proceso,  su almacenamiento y refrigeración.

Asimismo, ese tiempo es fundamental para entrenar a la persona que cuidará al bebé y para practicar una vez al día sobre cómo alimentar al bebé después de extraer la leche.

2. Conocer la técnica para extraer: La extracción de la leche materna se puede hacer manualmente o con un extractor que debe ser esterilizado con frecuencia. Es conveniente que la madre se familiarice con la técnica para que sea un proceso cómodo y seguro.

La leche materna se produce por la succión del bebé a la areola, pero en este proceso de extracción se debe estimular la salida de la leche del seno con masajes y movimientos circulares a su alrededor, comenzando desde las áreas más alejadas del pezón hasta el centro. Estos movimientospermitirán detectar los sitios sensibles o duros.

Poner la mano en forma de “C” con los dedos a una distancia de 3 a 4 cm del pezón ayudará a desocupar los depósitos de leche sin maltratar a la madre. A medida que se realiza la extracción, la cantidad de la leche irá aumentando. Es posible que al principio se extraigan pocas cantidades de leche, esto es normal, por lo tanto no debe ser una preocupación para la madre.

3. Extracción en el trabajo: Por ley, durante la jornada laboral, la madre además de la hora de lactancia tiene derecho a tomar dos descansos para realizarse extracciones. Esto se debe realizar idealmente en una sala de extracción, espacios que lentamente están implementando las empresas del país. Se recomienda no realizar la extracción en un baño.

4. Almacenamiento, transporte y refrigeración: Las extracciones se deben almacenar en frascos de vidrio con tapa plástica esterilizados o en recipientes plásticos libres de bisfenol. Cada frasco se debe etiquetar con la fecha y hora de recolección.

La madre debe cargar una nevera portátil con una pila de hielo congelada para almacenar y transportar los frascos con la leche. Al llegar a la casa, se deben utilizar los frascos con la fecha más antigua y congelar los más recientes.

No es necesario tener una nevera especial para congelar, pero si es recomendable que los frascos se aíslen de los demás productos o alimentos que pueden estar en el congelador, así se disminuye el riesgo de contaminación bacteriana. La leche refrigerada dura 12 horas y la congelada 15 días.

Al momento de tibiar o descongelar la leche no es recomendable utilizar el horno microondas ya que este destruye varios de sus componentes y nutrientes. Es recomendable realizar este proceso utilizando el baño de maría.

5. Alimentación del bebé: Para darle la leche al bebé durante la ausencia de la madre se puede utilizar una jeringa de 3ml (sin aguja), un vaso plástico o una cuchara. La jeringa va en la comisura de los labios del bebé y su ritmo de succión indica con qué frecuencia se debe apretar para darle leche.

En caso de un vaso o una cuchara plástica, se debe acercar al labio superior del bebé para que pueda sacar su lengua para lamer pequeñas cantidades de leche, cuidando de no verterla directamente en la boca.

La doctora Mora no recomienda el uso de biberones para suministrarle la leche al bebé porque altera su patrón de succión: “con el tiempo, el bebé se puede volver perezoso para seguir succionando del seno de la madre y puede dejar de hacerlo. Además, su uso prolongado no estimula su desarrollo maxilofacial y afecta su dentición”.

Te puede interesar:

 

Todos los años se celebra el Día de la Madre como homenaje a todas las mujeres que han dado su vida por sus hijos

Posted by Colombia.com on Tuesday, April 24, 2018

 

Redacción Vida Sana - Colombia.com