Por: Linda Hernández • Colombia.com

Culebrilla: Qué es y cómo se cura

La culebrilla es un enemigo silencioso que se puede activar en cualquier momento de nuestra vida.

No permitas que la culebrilla se apodere de tu cuerpo. Foto: Shutterstock
No permitas que la culebrilla se apodere de tu cuerpo. Foto: Shutterstock

La culebrilla es un enemigo silencioso que se puede activar en cualquier momento de nuestra vida.

Se le conoce con el nombre de ‘culebrilla’ por las abuelas, pero en realidad se trata del herpes zóster, una enfermedad que es causada por la reactivación del virus que produce la varicela y puede desarrollarse en cualquier momento de nuestra vida.

Al igual que la varicela, la culebrilla es una erupción que se presenta en alguna zona del cuerpo, provocando sarpullido hasta que se convierte en ampolla.

Suele afectar especialmente a las personas con sistemas inmunitarios débiles y cuando se extiende a los ojos puede provocar consecuencias lamentables como el desprendimiento de la retina, o en el peor de los casos ceguera, en el caso de los oídos puede causar sordera.

Esta segunda erupción del virus de la varicela se puede activar por cargas de estrés, un mal funcionamiento del sistema inmunológico, cansancio extremo o ansiedad.

La culebrilla puede ser contagiada de persona a persona a través del contacto con el fluido de dichas ampollas, existen casos en los que desaparece en cuestión de semanas, mientras que hay otros en los que podría extenderse y convertirse en algo mucho más grave.

Síntomas

* Ardor, dolor u hormigueos

* Aparecen ampollas de tamaño pequeño en la piel

* Dolores de cabeza o abdominales

* Adormecimiento

* Debilidad muscular

* Fiebre o en casos hasta escalofríos

Recomendaciones para evitarla o tratarla

* La mejor fórmula para esta infección vírica es la vacunación.

* En caso de notar algunos síntomas lo más recomendable es acudir al médico de forma inmediata para recibir indicaciones.

Las personas mayores a 50 años son más vulnerables a este virus. Foto: Shutterstock
Las personas mayores a 50 años son más vulnerables a este virus. Foto: Shutterstock

* La alimentación es importante, debe ser saludable para aumentar las defensas.

* Evitar el estrés porque es el detonante perfecto y descansar lo suficiente.

* Si sabes de alguien que la padezca no tocar y tratar de no acercarse.

* La aparición leve del sarpullido se puede empezar a tratar manteniendo la zona afectada limpia.

* No rascarse ni usar cremas no formuladas para disminuir la comezón.

* Usar ropa cómoda y lavarse las manos constantemente

Esta enfemerdad es más común de lo que parece por el nivel de estrés que experimentan varias personas en el mundo, esto afecta directamente al sistema inmunológico provocando una baja en las defensas abriendo la puerta directamente al virus.

 

Artículos Relacionados

+ Artículos