Por: Karen Benavides • Colombia.com

Experto en medicina preventiva revela por qué no se baña hace 5 años

Profesor de la Universidad de Yale y experto en medicina preventiva, sorprende al mundo al afirmar que lleva 5 años sin bañarse, y al contar las increíbles razones por las que lo hace.

“Te acostumbras”: experto en medicina preventiva dejó de bañarse hace 5 años. Foto: Facebook James Hamblin
“Te acostumbras”: experto en medicina preventiva dejó de bañarse hace 5 años. Foto: Facebook James Hamblin

Profesor de la Universidad de Yale y experto en medicina preventiva, sorprende al mundo al afirmar que lleva 5 años sin bañarse, y al contar las increíbles razones por las que lo hace.

Son muchas las personas que se cuestionan sobre si es bueno o malo para el cuerpo someterse a baños diarios, aunque este es un hábito normal en el ser humano; no obstante, un hombre cree tener la respuesta, por lo cual ha tomado la decisión de dejar de ducharse, por el bienestar de su piel y su cabello, y por ser, según él, la mejor opción para el sistema inmunológico.

Se trata de James Hamblin, un médico, experto en medicina preventiva y profesor de la escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, quien dejó de bañarse hace 5 años para ver los efectos de dicha práctica. “Sé de muchas personas que se bañan muy poco. Sabía que era posible, pero quería intentarlo por mí mismo para ver cuál sería el efecto”, explica en entrevista con la BBC.

Y es que lo que comenzó siendo una simple prueba, terminó convirtiéndose en un experimento para su vida profesional, uno que logró comprobar en carne propia. De hecho, consultó con todo tipo de dermatólogos, alergólogos e inmunólogos, sobre los efectos de tomar una ducha diariamente, y por el tiempo que lleva sin hacerlo está más que claro cuáles fueron los resultados.

¿Por qué no deberíamos bañarnos?

Hamblin explica para el mismo medio que durante toda nuestra vida realizamos un gran gasto de agua y dinero en todo tipo de productos para darnos un baño, lo cual podría ser innecesario pues no es algo que necesitemos para vivir; no obstante, asegura que no son las únicas razones por las que se ha replanteado la idea de asearse todos los días.

Según este experto, todos los seres humanos poseemos en el cuerpo una gran cantidad de microbios y bacterias que nos acompañan permanentemente y que no son del todo malos, y al bañarnos con productos que contienen toda una serie de químicos como el jabón y el champú, “cuando nos bañamos la piel, cambiamos esas poblaciones microbianas… los microbios en nuestra piel son tan importantes para su apariencia y para nuestra salud como lo es el microbiota intestinal para el sistema dijestivo”, explica.

Además, también se eliminan células que inmunitarias claves para prevenir enfermedades, teniendo en cuanta que la piel es un órgano inmunitario fundamental, “las células inmunitarias en nuestra sangre se filtran a través de la piel y están en contacto con las señales que recibimos de nuestro entorno” agrega el experto.

De hecho, Hamblin afirma que al dejar esta rutina, poco a poco el cabello y la piel comienzan a retomar su estado normal, “si logras romper este círculo, tu cabello terminará viéndose de la manera que era cuando empezaste a usar productos… y tu piel no se vuelve tan grasienta cuando dejas de usar jabones”, añade, aunque es enfático en que las manos sí se deben lavar con jabón y los dientes se deben someter a su respectiva limpieza.

Y ¿qué hay de los olores?

Para el experto este es un proceso que se debe realizar poco a poco y que requiere de paciencia mientras el cuerpo recupera el equilibrio, pues al principio los malos olores son inevitables, pero después se recupera el “olor natural a persona”.

“Cuando te duchas agresivamente, destruyes los ecosistemas. Se repueblan rápidamente, pero las especies quedan desequilibradas y tienden a favorecer los tipos de microbios que producen olor… Tu ecosistema llega a un estado estable y dejas de oler mal… no hueles como agua de rosas… simplemente hueles como una persona”, indica.

Todos estos hallazgos han sido compartidos por James Hamblin en diferentes artículos científicos que cuestionan el hábito de lavar el cuerpo, aunque él mismo afirma que lo hace cuando se ensucia con algo pero solo con agua y muy rápido; además, también escribió un libro denominado ‘Limpio: la nueva ciencia de la piel y la belleza de hacer menos’.