Por: Karen Benavides • Colombia.com

Ginecólogo inseminó con su propio esperma a cientos de mujeres sin su consentimiento

Philip Peven, un ginecólogo estadounidense inseminó a cientos de mujeres con su propio esperma, sin recibir su consentimiento, ni contarles sobre sus acciones.

¡De no creer! Ginecólogo inseminó sin permiso a cientos de mujeres. Foto: Shutterstock
¡De no creer! Ginecólogo inseminó sin permiso a cientos de mujeres. Foto: Shutterstock

Philip Peven, un ginecólogo estadounidense inseminó a cientos de mujeres con su propio esperma, sin recibir su consentimiento, ni contarles sobre sus acciones.

Las revelaciones sobre una práctica poco ética de un ginecólogo y su confesión sobre sus actos ha sorprendido a Estados Unidos y al mundo entero al conocerse su historia. Se trata de Philip Peven, un hombre de 104 años que ejerció como ginecólogo durante 40 años en el estado de Michigan, y quien inseminó a cientos de mujeres que en ese momento fueron sus pacientes sin obtener su consentimiento.

Las acciones de este médico salieron a la luz luego de que Jamie Hall, una mujer de 61 años engendrada a partir de un proceso de inseminación, decidiera investigar sobre su árbol genealógico, llevándose la gran sorpresa de que su verdadero padre no era un amigo de su madre que había donado su esperma como lo había creído por mucho tiempo, sino el doctor Peven. 

Para descubrir dicho árbol recurrió a los portales web encargados de hacer pruebas de ascendencia étnica con muestras de ADN, donde se dio cuenta que tenía 5 medio hermanos, los cuales también habían adquirido dichos servicios para conocer sobre sus antepasados; su decisión fue ponerse en contacto con ellos, para observar y comparar sus registros de nacimiento.

“Todos nacimos en el mismo hospital y todos nuestros certificados de nacimiento muestran al doctor Peven como nuestro ginecólogo, no como nuestro padre”, explica Hall al diario ‘The Sun’ donde se hizo público este caso.

La confesión

En 2019, Jamie Hall decidió ponerse en contacto con este médico para recibir una explicación sobre este extraño suceso, y para su sorpresa, recibió rápidamente una confesión por parte de él, quien le dijo que esta era una práctica muy común entre él y sus colegas, y que había inseminado a cientos de mujeres de la misma manera, tal como cuenta esta mujer al mismo medio; de hecho, Lynn Hall, hermana de Jamie, se realizó la misma prueba genética y descubrió que su verdadero padre era uno de los médicos residentes de Peven.

Por su parte, el doctor Peven también realizó sus declaraciones para el diario ‘The Sun’ mostrándose sorprendido por haber podido dar vida a muchas personas. “Nunca pensé que esto sería posible. Es como un cuento de hadas, mi hija cree que podría haber sido padre de cientos de niños”, dijo, mientras explicaba que lo hacía porque sabía que con su propio esperma el procedimiento era viable y podía cumplir el sueño de muchas madres.

"110 Years, 9000 Babies, ...

Ver tweet completo

Además, Kari Peven, su hija lo defiende contando que ella estaba enterada de este tipo de acciones realizadas por su padre, y que lo hacía cuando no encontraba una “muestra fresca”; además señala que “si las mujeres le hubieran preguntado sobre si él era el donante, él les hubiera dicho la verdad”.

Aunque las hermanas Hall se mostraron indignadas al descubrir que “estaba engañando a las mujeres que atendía, o al menos que no les estaba diciendo toda la verdad”, afirman que no llevarán el caso a la justicia, pues creen que el doctor no actuó de mala fe; de hecho, Lynn dice estar agradecida con él pues “sin su clínica de fertilidad no estaría hoy aquí”.

Artículos Relacionados

+ Artículos