Colombia.com Bogotá Miércoles, 30 / Ene / 2019

Bogotá: así es el transporte público en la capital colombiana

El próximo 2 de febrero, el sistema de transporte público en Bogotá tendrá un nuevo aumento en su pasaje. ¿El servicio prestado justifica este incremento?

Bogotá: así es el transporte público en la capital colombiana
Casi 20 años después, TransMilenio parece no cumplir con sus funciones en Bogotá. Foto: Twitter

Bogotá es una de las urbes más importantes de toda Latinoamérica, siendo considerada como una megaciudad, junto con otras grandes como Buenos Aires y Ciudad de México. Sin embargo, para nadie es un secreto que como capital de Colombia aún le falta mucho en un tema de suma importancia para cualquier ciudad: el sistema de transporte público.

Actualmente, Bogotá cuenta con servicios como buses, busetas, colectivos y taxis que se mueven dentro de la periferia bogotana, aunque, sin duda alguna, el sistema más importante es el liderado por la empresa TransMilenio (articulados rojos, buses azules y rutas alimentadoras verdes).

De acuerdo con un informe presentado por El Tiempo, casi dos millones y medio de personas usan este servicio para moverse dentro de la ciudad. En números más grandes, este sistema de transporte mueve más de 15 millones de bogotanos a la semana (lunes a sábado), así como 60 millones al mes y 720 millones al año. Por supuesto, estas cifras validan lo que la revista Semana dijo hace ya casi cinco años: “hay un grave problema de hacinamiento”; problemática que, en 2019, sigue y, peor aún, crece.

“No podemos ingresar fácilmente a ningún bus rojo”, “Es increíble, debo esperar 15 o 30 minutos para poder subir a un articulado. A veces debo dejar pasar 2 o 3 buses antes de poder subirme a uno y tampoco es que vaya muy cómodo”, son algunas de las quejas que se escuchan en los 9 portales y 139 estaciones con las que cuenta TransMilenio hoy en día.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

SITP: ¿problema o solución?

Ahora bien, los ciudadanos pensaron que con la llegada del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), en 2012, las cosas iban a mejorar. No fue así. Los buses azules prometían convertirse en una novedosa forma de movilidad, pues llegaban con la promesa de acabar con gran parte de los 'trancones' en la ciudad, eliminar por completo los llamados ‘buses tradicionales’ y establecer un único sistema integrado, entre los vehículos del SITP y el TransMilenio. Con el paso del tiempo (siete años), el último punto es el único que se ha hecho realidad.

Primero, las congestiones aún siguen, con una contribución enorme por parte de los buses azules, ya que son estos los que más problemas presentan en las calles. En vías importantes como la Avenida Boyacá y Avenida 68, todos los días se ven grúas que transportan de un lado a otro de la ciudad los vehículos del Sistema Integrado de Transporte, ya sea por fallas mecánicas o accidentes en los que se ven involucrados. 

A esto se le suma el hecho de que los buses, colectivos y busetas del pasado aún siguen transitando en la ciudad, aunque en menor cantidad. Denominados como ‘SITP Provisionales’, los buses tradicionales todavía transportan a los bogotanos sin registradoras propias del sistema integrado, ni mucho menos con los requisitos ambientales apropiados.

Según Noticias Caracol, para junio de 2015, estos buses debían salir de circulación, tema que se fue alargando hasta abril de 2018, cuando se dijo que darían cinco meses para poder acabar con este medio de transporte en Bogotá. Septiembre de 2018: nada pasó. Hoy en día se habla de 3 años más de espera para poder dejar en el olvido cerca de 140 rutas del ‘SITP Provisional’.

¿Por qué aún siguen? La respuesta es muy sencilla: aún hay demanda de usuarios para estas rutas. “Los SITP solo recorren dos o tres barrios y ahí se acaba la ruta. Eso no nos sirve.”, y “Hay algunas que sí reemplazaron los recorridos de los antiguos buses, pero hay otras que, además de ir llenas, no abarcan gran parte de la ciudad, entonces nos toca recurrir a las busetas viejas”, explicaron algunos ciudadanos.

Asimismo, el hacinamiento continúa, pues, a diferencia de los antiguos buses, la mayoría de los SITP cuentan con tan solo 13 sillas (los pequeños) y 20 a 23 (los grandes), así como un corredor en el que más de 30 personas deben luchar por ocupar, no un asiento, sino un espacio de pie. En pocas palabras, para la gerencia de Bogotá, entre más personas hacinadas quepan en un bus mucho mejor: se deben comprar menos vehículos, mientras que el número de usuarios sigue igual, incluso, crece un poco más. El negocio perfecto.

Mala administración

Otra problemática presente es la ineficacia que han tenido las cinco administraciones que han pasado por Bogotá, en los casi 20 años de funcionamiento que lleva TransMilenio.

Según reportes alojados en su página web, actualmente el sistema cuenta con 114,4 kilómetros de cobertura en la ciudad. Es decir, no son ni el 50% de los 388 km que debían cubrir Bogotá para 2016, esto, de acuerdo con información suministrada por el Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES).

“La ciudad crece y TransMilenio sigue igual a como estaba hace ocho años. Es como si un niño de 10 años a los 18 años tiene la misma ropa”, explicó un operador en conversación con Semana.

Con todo esto, el Distrito ya anunció que el próximo sábado 2 de febrero, tanto TransMilenio como los buses azules presentarán un aumento de 100 pesos. Este será el cuarto incremento que se da durante el mandato del alcalde Enrique Peñalosa, quien, desde que ocupó el poder en 2016, ha subido el costo del servicio TransMilenio en 600 pesos (1800 a 2400), y 700 para el SITP (1500 a 2200).

Así las cosas, transportarse en los buses rojos tendrá un costo de 2400 pesos (el tercero más costoso de Colombia, por detrás de Cartagena y Bucaramanga), mientras que moverse en los azules costará 2200.

Así ha aumentado el pasaje de TransMilenio a través del tiempo

2019: $2.400

2018: $2.300

2017: $2.200

2016: $2.000

2015: $1.800

2014: $1.800 y $1.500

2013: $1.700 y $1.400

2012: $1.700

2011: $1.750

2010: $1.700

2009: $1.600

2008: $1.500

2007: $1.400

2006: $1.300

2004: $1.200

2003: $1.100

2002: $1.000

2001: $900

2000: $800

Incremento SITP

2019: $2.200

2018: $2.100

2017: $2.000

2016: $1.700

2015: $1.500

2014: $1.800 y $1.500

2012: $1.700 y $1.400

Christopher Ramírez - Colombia.com