Colombia.com Bogotá Lunes, 14 / May / 2018

Santos espera blindar el acuerdo con el ELN antes de entregar el poder

El ELN anunció el cese al fuego entre el 25 y el 29 de mayo a propósito de la primera vuelta presidencial.

Santos espera blindar el acuerdo con el ELN antes de entregar el poder
Foto: AFP

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo este lunes que espera firmar un acuerdo marco con la guerrilla del ELN, que sea difícil de romper para su sucesor, durante una última visita oficial a España en la que defendió su legado de paz en su país.

"Si el ELN (Ejército de Liberación Nacional) está dispuesto a avanzar sustancialmente antes de terminar el gobierno, el gobierno está dispuesto a avanzar sustancialmente con el ELN", afirmó Santos durante un foro con empresarios y diplomáticos en Madrid.

Te puede interesar: ELN anuncia cese al fuego durante elecciones del 27 de mayo

El objetivo es "firmar una especie de acuerdo marco (...) con parámetros básicos y el próximo gobierno decidirá si continúa o no" con los diálogos, explicó Santos, a dos semanas de las presidenciales del 27 de mayo.

Pero "si se logra llegar a ese nivel, creo que al próximo gobierno le quedará difícil reversar (tumbar) ese negociación", dijo Santos, premio Nobel de la Paz en 2016.

El gobierno colombiano y el ELN retomaron esta semana sus diálogos en La Habana, con la vista puesta en un acuerdo de paz que acabe con un conflicto que dura medio siglo.

La guerrilla anunció este mismo lunes que cesará sus actividades militares por cinco días -incluyendo el fin de semana del 27 de mayo-, para facilitar la participación en las elecciones.

Santos quiere que el cese al fuego sea "permanente", dijo en el foro.

Los esfuerzos del mandatario en busca de lo que denomina "la paz completa" en Colombia para acabar con el último conflicto armado interno de América, podrían verse entorpecidos si la derecha, opuesta a estas negociaciones, gana las presidenciales.

El senador Iván Duque, del derechista Centro Democrático, que encabeza el expresidente Álvaro Uribe, feroz opositor a Santos, lidera los sondeos.

Acuerdos "irreversibles" 

Cumpliendo en la capital española la escala final de su última gira europea como presidente colombiano, Santos defendió los acuerdos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) culminados a finales de 2016.

Aunque reconoció "problemas" en la aplicación del pacto que transformó en partido político a las FARC, afirmó que "va marchando y va a cambiar la historia del país".

Más importante aún, dichos acuerdos "son irreversibles, no importa quién llegue al poder, tendrá que continuarlos, no sólo desde el punto de vista legal, sino práctico, racional", apuntó el mandatario, que entrega el poder en agosto.

Entre los desafíos que quedan, Santos destacó el "esfuerzo muy grande" de la reparación de las casi 8,5 millones de víctimas que dejó el prolongado conflicto, en el que también tomaron parte las fuerzas públicas y grupos de ultraderecha. 

Asimismo, hay que seguir impulsando el desarrollo de las zonas en Colombia "donde el conflicto no permitió durante 50 años la presencia del Estado".

Y combatir los asesinatos de líderes sociales, un tema que Santos aseguró "le preocupa" y "duele" mucho.

"Son coletazos de este proceso, que estamos corrigiendo. Y el próximo gobierno tendrá que continuar la represión de las bandas criminales que quieren subsistir" tras la desaparición de las FARC como guerrilla, dijo.

El domingo en Madrid, Santos se reunió con el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, con quien compartió la "preocupación ante la grave situación que atraviesa Venezuela", donde este domingo se celebran unas presidenciales cuestionadas por gran parte de la oposición e internacionalmente.

Antes de regresar a Colombia, Santos y la primera dama María Clemencia Rodríguez asistieron este lunes a un almuerzo ofrecido en su honor por los reyes de España, Felipe VI y Letizia, según informó la Casa Real, que divulgó fotos de ambas parejas en las escalinatas del Palacio de la Zarzuela.

En su gira, Santos visitó Alemania, Hungría e Italia, donde le entregó a la canciller alemana, Angela Merkel "La Lámpara de la Paz", considerada el Nobel católico otorgada por la orden de los franciscanos y que él recibiera en 2016, 

AFP