Por: Juan Carlos García Sierra • Colombia.com

Soldado afirma ante la JEP que por falsos positivos le entregaron 100 mil pesos y arroz chino

Durante la audiencia de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, realizada en la ciudad de Valledupar, un soldado del Batallón La Popa aseguró que recibió 100 mil pesos por su primer homicidio en contra de civiles inocentes.

La Jurisdicción Especial para la Paz realizó audiencia en Valledupar abordando falsos positivos en la zona. Foto: Youtube
La Jurisdicción Especial para la Paz realizó audiencia en Valledupar abordando falsos positivos en la zona. Foto: Youtube

Durante la audiencia de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, realizada en la ciudad de Valledupar, un soldado del Batallón La Popa aseguró que recibió 100 mil pesos por su primer homicidio en contra de civiles inocentes.

Se llevó a cabo una nueva audiencia de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, y nuevamente se trató el caso de los ‘falsos positivos’, en esta ocasión en la costa Caribe colombiana, y allí, la intervención de un exsoldado del Batallón La Popa generó todo tipo de sensaciones.

Yeris Andrés Gómez, un exmiembro de las Fuerzas Militares en calidad de soldado contó al órgano de justicia transicional que en el Batallón La Popa con sede en Valledupar, capital del departamento del Cesar, también se realizaban ejecuciones extrajudiciales, conocidas como ‘falsos positivos’.

Gómez aseguró que fue entrenado para matar civiles inocentes y que recibía órdenes de parte de sus superiores para matarlos, así como a miembros de las comunidades indígenas, en medio de una organización criminal establecida en el batallón valduparense.

El soldado Gómez declaró que por su primer falso positivo o primer homicidio recibió 100 mil pesos y una caja de arroz chino, la cual repartió entre varios compañeros de tropa. (4:12:30 en el video)

“Mis manos están manchadas de sangre, pero los soles como los del general Mario Montoya también están manchados de sangre”, afirmó el soldado Yeris Andrés Gómez.

El exsoldado aseguró que las personas fallecidas en los casos de falsos positivos no eran guerrilleros, sino campesinos y civiles de la región, y que cada muerte había sido ordenada por sus superiores.

“El coronel Publio Hernán Mejía fue el que sembró la semilla para hacer falsos positivos de la mano de los paramilitares”.

Publio Hernán Mejía fue comandante del Batallón La Popa y se le atribuye responsabilidad en 75 asesinatos cometidos en medio del casos de los falsos positivos, algo que él ha negado y que califica de descabellado.

La Sala de Reconocimiento de la JEP les imputó los delitos en persona protegida y desaparición forzada, contemplados en el Código Penal colombiano, así como los crímenes de lesa humanidad de asesinato y desaparición forzada de personas.

Se dijo en la audiencia que los paramilitares también participaron en casos de falsos positivos a petición de las fuerzas militares del Batallón La Popa, y también se determinó que el primer patrón de macrocriminalidad en el que justificaban asesinatos del que denominaban ‘enemigo’.

“Ese patrón se dio tras 4 modalidades, como el asesinato de 103 personas en 54 eventos. La primera modalidad se dio entre 2002 y 2003, época en la que existió alianza de paramilitares y militares para la entrega de víctimas. El acuerdo inicialmente fue desde la comandancia y luego se extendió. Durante el primer semestre, los paramilitares entregaron personas asesinadas por ellos”. Manifestó Alejandro Ramelli, magistrado de la JEP.

La Sala de reconocimiento de la JEP imputó en 2021 cargos a 15 miembros del Ejército Nacional que hicieron parte del Batallón de Artillería No.2 La Popa (BAPOP) entre enero de 2002 y julio de 2005 en el subcaso Costa Caribe del caso ‘Asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del estado’.

Artículos Relacionados

+ Artículos