Política

Por: María Andrea Suárez • Colombia.com

Petro dice que el poder es una droga: "algunos han salido llorando de la Casa de Nariño"

“La gente con poder quieren seguir teniéndolo (...) no es sino meterse a la Casa de Nariño para ver cómo se experimenta esa droga”, indicó Gustavo Petro.

Gustavo Petro compara el poder con la adicción a las drogas. Foto: Presidencia
Gustavo Petro compara el poder con la adicción a las drogas. Foto: Presidencia

“La gente con poder quieren seguir teniéndolo (...) no es sino meterse a la Casa de Nariño para ver cómo se experimenta esa droga”, indicó Gustavo Petro.

El presidente Gustavo Petro entregó una curiosa intervención en la que habló sobre la influencia que tiene el poder en los seres humanos. En la conmemoración del Día Internacional de los Pueblo indígenas, el Jefe de Estado indicó que esto genera adicción. 

Uno de los representantes de la comunidad arahuaca dijo que el primer mandatario no mencionó a los pueblos indígenas en su discurso de posesión del pasado 7 de agosto y, por lo tanto, los habría excluido de lo que fue el inicio de su gobierno. 

Petro desestimó estas declaraciones asegurando que la Embajada ante las Naciones Unidas, la Dirección de Restitución de Tierras y la Dirección de Derechos Humanos de la Presidencia son dirigidas por miembros de las comunidades indígenas.

Por otro lado, el líder del Pacto Histórico dijo que el poder puede “destruir a un ser humano” y llevar a las personas a cometer los peores crímenes. “La gente con poder quieren seguir teniéndolo, el poder te deforma la realidad, no es sino meterse a la Casa de Nariño para ver cómo se experimenta esa droga”, indicó. 

El presidente también hizo una analogía sobre el cambio de poder. “Ves las sillas doradas y crees que eres un rey, incluso es una trampa porque cuando entra el presidente y cree que es el rey es porque lo están engañando porque el poder real está fuera del palacio”, afirmó. 

Y agregó: “Los que te dan el poder real empiezan a transformar y ‘engolosinan’ al presidente con las sillas doradas, la droga, entonces salen llorando cuando tienen que abandonar el Palacio de Nariño”.

En ese sentido, el líder del Pacto Histórico señaló que su gobierno no puede “caer en esa droga” porque “ahí sí nos fregamos”. “Nos toca asumir un poder real que no está en el Palacio”, insistió frente a los miembros de los pueblos indígenas, a quienes invitó a gobernar.

“Los invito no solamente a resistir porque hay que seguir resistiendo, sino a gobernar para cambiar realmente el país”, señaló y destacó que “las luchas indígenas, la resistencia, han logrado unos triunfos en la normatividad colombiana (...) que parecen ser más retóricos que reales”.

Finalmente, el mandatario aclaró que “el movimiento indígena tiene que seguir con independencia” del Gobierno pese a la presencia de miembros de dichas comunidades en el Ejecutivo y debe “fortalecerse, discutir y criticar el gobierno, si es necesario”.

“Pero también tiene que asumir una tarea: también está dentro del gobierno y entonces hay que gobernar no solo para sí mismos, sino para todo el conjunto de la sociedad con toda su complejidad”, concluyó. 

 

Artículos Relacionados

+ Artículos