Por: Jessica Mutis • Colombia.com

Nace en Países Bajos una tortuga con dos cabezas, seis patas y dos colas

Fue en la ciudad de Putten donde la tortuga denominada siamesa bicéfala nació, es además catalogada como única en el mundo en su especie y tiene altas probabilidades de vida.

La tortuga tiene altas probabilidades de vida. Foto: Shutterstock
La tortuga tiene altas probabilidades de vida. Foto: Shutterstock

Fue en la ciudad de Putten donde la tortuga denominada siamesa bicéfala nació, es además catalogada como única en el mundo en su especie y tiene altas probabilidades de vida.

Fue llamada Sorte en portugués que traduce Suerte, tras su nacimiento fue examinada por los expertos quienes además realizaron una tomografía computarizada en la clínica neerlandesa AniCura que arrojó su larga esperanza de vida que suele no darse en estos casos gracias a la presencia de su único corazón, tracto gastrointestinal, dos espinas cervicales y dos tráqueas que le amplían su margen vital y la hace aún más curiosa en el mundo. 

“Si el animal hubiera estado formado por dos sistemas vitales, el riesgo de enfermedad y muerte habría sido del doble”, explicó el veterinario de AniCura Anton Fennema, en declaraciones a la agencia ANP. De acuerdo al análisis realizado al animal, se determinó que pesa 34 gramos, pero podría llegar a pesar unos 100 kilos y vivir hasta los 150 años.

Lo que aún no se sabe el sexo del animal, “En la naturaleza, la tortuga no sobreviviría, pero con un criador que la cuide, este problema no existe”, declaró otra veterinaria de la clínica, Sandra Vink, a la agencia neerlandesa noticias.

Por su parte, Ruben Van Schoor, le manifestó a los medios de comunicación que “Para él es especial tener un espécimen de estas características, y por eso, lo más importante es que Sorte esté y siga estando sano “. 

El año pasado en Massachusetts sucedió un acontecimiento similar con una tortuga espalda de diamante, pues se conoció un el ejemplar bicéfalo igualmente con seis patas, entre sus características contaba con dos tractos gastrointestinales separados, por lo que cada cabeza podía ingerir alimentos. Además, tenía dos espinas que se unían en una y dos sistemas respiratorios independientes. Se conoció en su momento que ambas cabezas se alimentaban correctamente por lo que el ejemplar había crecido hasta las tres pulgadas y engordado medio gramo.

Entre las desventajas de ese caso se pudo deducir tras el análisis respectivo que el lado derecho era ligeramente más fuerte y llevaba el control de la unidad. Esto acarreaba un problema a la hora del nadado. Sin embargo, cada cabeza controlaba tres piernas y realizaba acciones sin mayores problemas. Sin duda este es uno de los mayores retos para la ciencia, entender ese tipo de animales y poder preservar su vida. 

Artículos Relacionados

+ Artículos