Por: Jessica Mutis • Colombia.com

La monja deambulante de la séptima en Bogotá que atormenta taxistas a media noche

Las historias de terror, siempre han sido parte de la historia de la capital colombiana, pero existe una leyenda mucho más fuerte que persigue en específico a un sector del transporte público.

Los taxistas viven atemorizados por este ente. Foto: Shutterstock
Los taxistas viven atemorizados por este ente. Foto: Shutterstock

Las historias de terror, siempre han sido parte de la historia de la capital colombiana, pero existe una leyenda mucho más fuerte que persigue en específico a un sector del transporte público.

La raíz de la historia al parecer surgió en la década de los años 90, pero por relatos de los mismos taxistas aún sigue ocurriendo. En esa época, una religiosa tomó un taxi y mantuvo una conversación vivaz con el conductor del vehículo. Tocaron temas del momento como fútbol, pues Colombia había clasificado al mundial de 1994.

Hasta ese momento no había sucedido nada extraño hasta que, la monja decidió bajarse en el lugar en donde se estaba realizando un funeral. Entonces, le dijo al taxista que regresaría de ese lugar para pagarle. La mujer se tardó demasiado por lo que el conductor fue a buscarla, pero al final se llevó una sorpresa pues la persona que estaba en el ataúd era ella. Tal fue el susto del hombre que se desmayó, de acuerdo a la leyenda compañeros se dirigieron a auxiliarlo, y le creyeron al taxista pues la monja abría los ojos y le sonreía. 

El anterior relato puede ser la base de lo que ha venido aconteciendo durante años en la curva del puente de la Calle 100 con Carrera Séptima, en el norte de Bogotá, donde se aparece una monja a media noche, la cual le ha hecho pasar varios sustos a varios hombres que transitan la zona. Algunos hasta prefieren evitar cruzar por este puente, debido a que varios de sus compañeros relatan que ven a una monja fantasma que saca la mano para que se detengan y la recojan.

Algunos inocentes que proceden a recogerla, comentan que ha solicitado que la regresen a un convento que queda cerca, otros que no acceden a transportarla, igual experimentan un extraño suceso al verla sentada en las sillas traseras del auto. Se dice, que esta monja sería un alma en pena de una mujer que salió de dicho lugar en la noche y fue asesinada por sujetos que al parecer querían abusarla y robarla.

Así mismo, se asegura que todo sucede más que todo cuando el lugar se encuentra desolado y ha llovido fuertemente. Aunque aún no existe explicación alguna para el suceso, lo cierto es que es mejor ser precavidos y tratar de no pasar por la zona a altas horas de la noche o en la madrugada para no llevarse un amargo susto. 

Artículos Relacionados

+ Artículos