Por: Alejandro Poveda • Colombia.com

El misterio de los años perdidos de Jesús y su viaje por la India

La vida de Jesús sigue siendo tan enigmática como su obra. Existe un gran vacío en su biografía que otras culturas podrían llenar.

Actualización
Jesús se formó espiritualmente. Foto: Twitter
Jesús se formó espiritualmente. Foto: Twitter

La vida de Jesús sigue siendo tan enigmática como su obra. Existe un gran vacío en su biografía que otras culturas podrían llenar.

Jesús De Nazareth es una de las figuras más enigmáticas de la historia del mundo. El misterio de su vida, muerte y resurrección ha asombrado a científicos, religiosos y personas del común, llegando a ser la base de diversas religiones en todo el globo y constituyéndose a la fecha como una de las creencias religiosas más importantes.

Aunque parte de su vida quedó documentada en los evangelios canónicos de Marcos, Mateo, Lucas y Juan, existe muy poca información anterior a sus importantes 30 años, tiempo en el que su ministerio empezó a formarse y en el que empezó a ser visto como una amenaza para las autoridades locales. ¿Qué hizo Jesús durante su juventud? ¿Cómo se formó para ser un hábil orador? ¿Todo fue un don divino o Jesús vivió experiencias que lo formaron para su misión?

En el evangelio de Lucas se menciona uno de los escasos sucesos de su niñez. A los 12 años, durante una visita a Jerusalén con sus padres para celebrar la pascua, el niño Jesús se extravió y fue encontrado tres días después en un templo oyendo y predicando la palabra de Dios. Cuando José y María le cuestionaron él solo atinó a decir: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?”

Una teoría que ha buscado dar luz al misterio de su juventud plantea que Jesús, en busca de crecer espiritualmente, emprendió un viaje con algunos mercaderes hacia el lejano oriente en el que aprendió de diferentes culturas los más altos conocimientos de espiritualidad. El budismo sería una de las doctrinas que conoció en su viaje y es por ello que existen similitudes entre sus enseñanzas.

Similitudes entre las enseñanzas de Jesús y las enseñanzas budistas

“Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aún la túnica le niegues”. Lucas 6:29

“Si alguien te golpea con la mano, con un palo o con un cuchillo, debes abandonar todo deseo y no murmurar palabras malignas”. Majjhima Nikaya 21:6 (Escrito budista)

“Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos” Lucas 6:31

“Piensa en los otros como en ti mismo” Dhammapada 10:01 (Escrito budista)

Algunos escritos budistas confirmarían el viaje de Jesús a través de India, Nepal, Ladakh y Tíbet. Una historia sobre el gran profeta Issa (Traducción tibetana de Jesús) tendría grandes similitudes con la del redentor del mundo y esclarecería lo que fue de Jesús durante su juventud.

“Cuando Issa había llegado a la edad de trece años, la edad cuando un Israelita debe tomar esposa, la casa dónde sus padres se ganaban la vida empezó a ser un lugar de encuentro para personas ricas y nobles, deseosas de tener por yerno al joven Issa, ya famoso por sus discursos moralmente edificantes en el nombre del Todopoderoso. Entonces Issa dejó la casa paternal en secreto, y partió de Jerusalén, con los comerciantes hacia el Tibet, con el objeto de perfeccionarse en la Palabra Divina y de estudiar las leyes de los grande Budas”. La Vida de San Issa, el mejor de los hijos de los hombres.

Estos años de formación le habrían permitido a Jesús entender diversos aspectos de la espiritualidad de las diferentes culturas que visitó. 

“Ellos le enseñaron a leer y a entender los Vedas, a curar con la ayuda de oración, a enseñar y a explicar las santas escrituras a las personas, y a echar fuera los malos espíritus de los cuerpos de los hombres, restaurando su salud.” La Vida de San Issa, el mejor de los hijos de los hombres. Documento hallado en Ladakh, bajo tutela budista.

El viaje de Jesús llegaría a su fin cuando este llegó a los 26 años, tiempo en el que debió emprender el viaje de vuelta a su tierra natal para cumplir con los propósitos encomendados por Dios y ampliamente registrados en los evangelios canónicos.

Recuerda seguir todo nuestro contenido en Google News

Artículos Relacionados

+ Artículos