Actualización: Lun, 21 / Sep / 2015 12:14 pm
Lunes, 21 / Sep / 2015

Proteja la audición del bebé durante el embarazo

Las futuras madres pueden reducir el riesgo de pérdida de audición en el bebé durante la gestación, esto para evitar una intervención y atención a temprana edad.

Proteja la audición del bebé durante el embarazo
Proteja la audición del bebé durante el embarazo

El oído es un órgano complejo que se desarrolla principalmente durante la gestación. La audición de un bebé neonato es vulnerable a muchos factores, lo que hace que la pérdida de audición sea una de las deficiencias de nacimiento más comunes. Explica el doctor José Antonio Rivas, otólogo.

Te puede interesar: Tips para prepararte para un embarazo

Las futuras madres pueden tomar ciertas precauciones para disminuir el riesgo de la pérdida de audición no genética durante la gestación.

  • Lavarse las manos con frecuencia protege contra las infecciones del citomegalovirus, un herpes virus simple. Cuando se transmite de la madre al hijo durante los primeros tres meses de embarazo, este virus puede producir pérdida de audición en el nonato.
  • Dejar de fumar es otra precaución importante. Fumar puede influir negativamente en el desarrollo de la cóclea en el oído interno.
  • También se debería evitar el ruido excesivo. El ruido puede dañar la audición del bebé antes de nacer.

Programas para la detección de la pérdida auditiva

En muchos países se han establecido programas universales para la detección de la hipoacusia en recién nacidos durante las últimas dos décadas. La intervención temprana es fundamental para el desarrollo del habla del niño, además del desarrollo educativo, social y emocional, según indica el Doctor Rivas.

Según la Doctora Adriana Rivas, médico especialista en audiología,  todos los recién nacidos sin excepción deben  ser  examinados antes de cumplir el primer mes de edad y tener  un chequeo cada tres meses hasta alcanzar el primer semestre de vida. Incluso,  asegura que el mejor momento para identificar la pérdida auditiva de un recién nacido es en los cuartos de neonatos y clínicas de parto, justo antes de que el bebe sea dado de alta.

Actualmente, se utilizan dos tipos de procedimientos para  examinar la audición de los reciente nacidos, el primero se denomina respuesta auditiva al tallo cerebral  y se realiza colocando sensores en la cabeza del bebé e introduciendo sonidos en los oídos  del pequeño a través de audífonos, una computadora mide la respuesta del tallo cerebral; El segundo procedimiento se llama emisiones otoacústicas y se hace  introduciendo un pequeño micrófono en el canal auditivo del menor que mide los leves sonidos que emite el oído interno cuando recibe ondas sonoras externas, ambos exámenes se efectúan en cinco minutos, pueden hacerse mientras el niño duerme y no provocan dolor alguno.

Los médicos sostienen que una detección temprana de la pérdida de audición permite corregir fácilmente los defectos, mejora el habla y la comprensión de lectura. Un niño con baja audición  en un solo oído tiene diez veces más posibilidades de perder el año, pierden entre el 25 y el 50 por ciento del discurso en su clase y podían ser considerados como menores con problemas de aprendizaje, por eso, es necesario realizar el examen de audición lo más pronto posible y en una institución especializada.