Actualización: Vie, 02 / Oct / 2015 3:47 pm
Viernes, 02 / Oct / 2015

Lo que debes saber si tienes una relación con una persona con hijos

En un mundo donde el promedio de duración de los matrimonios no supera los doce años, es común que las parejas tengan que hacerse cargo de los hijos de su nuevo amor.

Lo que debes saber si tienes una relación con una persona con hijos
Lo que debes saber si tienes una relación con una persona con hijos

Cuando decidimos comenzar a construir una familia debemos tener en cuenta que si nuestra nueva pareja tiene hijos previos a la unión, es sumamente importante ser consciente de que deberán existir reglas para la convivencia ya que no será una familia única, sino varias familias coexistiendo al unísono.

Y es que cuando las parejas comienzan a vivir juntas, lo lógico es que empiecen a comportarse como una familia. El problema es que en la vida real sus hijos no son tus hijos.

Te puede interesar: Tres ideas para que tus hijos no cometan tus mismos errores

Es por esto que debes tener presente que aunque seas la cabeza del nuevo hogar no puedes pasar por encima de la autoridad de los padres biológicos. Por esta razón te mostramos un manual para ser una buena madrastra o padrastro.  

1. Sus hijos son su responsabilidad y prioridad: No te puedes molestar porque tu pareja se preocupe por sus hijos, o porque les dedique tiempo. Si no vas a ser comprensivo y apoyarle en su rol de madre o padre, mejor hazte a un lado.

2. No eres su padre o madre: En el mejor de los casos puedes ser su amigo, o simplemente un adulto responsable que le quiere y se preocupa por la niña o el niño, pero no te sientas con derechos que no tienes. Y por sobre todo, no se te ocurra hablarles mal de sus seres queridos. Sé que puede ser tentador, y que seguramente tendrás razones para desear hacerlo ¡Pero por favor no lo hagas!

3. El contacto físico debe ser un tema muy hablado: Si eres padre o madre y estás es importantes que tengas mucho cuidado con la intimidad que permites que se tenga con tus hijos. Es muy importante que no sea algo que resulte inadecuado. Déjalo claro a tu pareja.

4. Regaños o castigos: Si acaso alguna conducta requiere un llamado de atención o un castigo por favor no los hagas de manera unilateral. Primero dialógalo con tu pareja y juntos tomen cartas en el asunto. Si no lo hacen juntos eso hará que el menor no te vea como una figura de autoridad, y si acaso lo haces sólo lo más seguro es que los padres biológicos se pongan en tu contra.

5. Permitir la sana convivencia entre los padres y con sus hijos: Es típico que las nuevas parejas sientan celos de quienes estuvieron antes en su lugar, pero debes aceptar que el vínculo que existe entre progenitores no se puede romper, no importa el tiempo que pase o los problemas que existan, siempre tendrán a su hijo en común.

La idea ante todo es hacer lo necesario para facilitarnos la vida, y si de paso podemos hacer que el amor funcione y que no termine formando parte de alguna malograda estadística, tanto mejor. ¿Qué otra cosa agregarías tú a este manual?

Fuente: Yordanka Pérez Giraldo/Familias.com