Actualización: Jue, 31 / Dic / 2015 10:18 am
Jueves, 31 / Dic / 2015

Razones por las que no debes hacer comparaciones entre tus hijos

Si tienes más de dos hijos contempla la posibilidad de que llegará el día en que sin querer hagas alguna comparación entre ellos y que esto, en vez de ser benéfico, podría resultar contraproducente.

Razones por las que no debes hacer comparaciones entre tus hijos
Lo mejor es reconocer en cada uno sus méritos y cualidades.

Querer que sean iguales o muy parecidos (sobre todo si uno es bien portado y el otro no, si uno es brillante en la escuela y el otro apenas cumplidor) es una cuestión imposible, porque cada hijo es como un dedo de la mano: todos son diferentes aunque provienen de la misma palma y ninguno es menos importante que los otros.

Te puede interesar: Consejos para disfrutar la fiesta cuando estás lejos de tu familia

La diferencia residirá en la personalidad de cada integrante influenciado por su entorno. Revisa estas tres razones de por qué comparar llega a ser contraproducente:

1. Tener poco tacto en los comentarios

Puedes cometer el error de exaltar las cualidades de uno y minimizar los logros del otro, puedes premiar las buenas calificaciones de uno y regañar en exceso a quien haya reprobado una materia. Debes aprender a tener el tacto necesario para regañar y felicitar, y sobre todo saber que los regaños se hacen a solas, para que aquél no se sienta evidenciado, humillado y expuesto; para que no se sienta menos al ser comparado con quien a tus ojos está muy cerca de la perfección.

2. No motiva la cooperación y la ayuda entre hermanos

Existirán situaciones en las que, tal vez sin querer, pongas a competir a tus hijos: quién tiene mejores calificaciones, quién se expresa mejor, quién es más sociable y desinhibido (cualidades que le permiten sobresalir entre los demás chicos); quién tiene mayor habilidad para los deportes o para la música. Y está bien que reconozcas y les hagas saber los beneficios de hacer uso de todas estas cualidades sin acrecentar egos y vanidades.

3. Viola su individualidad y personalidad

Por economizar tiempo, dinero y esfuerzo puedes elegir actividades educativas, deportivas y de entretenimiento para todos sin tomar en cuenta los gustos, cualidades y preferencias de cada uno. Imponer situaciones pensando que tarde o temprano se tendrán que adaptar puede causar el resultado contrario: crear en ellos una resistencia a realizar otras actividades; es mejor escuchar cuáles son sus gustos e inquietudes y, de acuerdo con sus aptitudes, verás que cada uno encontrará la actividad que le permita sentirse contento y realizado.

Verás que respetando la individualidad de cada uno de tus hijos, reconociendo sus logros y orientando las malas actitudes hacia una meta, conseguirás grandes cambios. Cada uno, sintiéndose realizado, será el ejemplo para los demás y el punto de comparación será el que, de manera individual, cada uno goza de lo que hace.

DS / Interlatin.com