Colombia.com Bogotá Sábado, 02 / Feb / 2019

Descubre cuáles son las grasas más recomendables para el consumo humano

Aprende a distinguir las grasas buenas de las grasas malas para mantener una dieta balanceada. 

Las grasas cumplen con un papel muy importante en tu alimentación. Foto: Shutterstock
Las grasas cumplen con un papel muy importante en tu alimentación. Foto: Shutterstock

¿Sabías que las grasas son esenciales para la vida? Estas nos ayudan a mantener el nivel de energía, absorben vitaminas y minerales, crean membranas celulares y ayudan al cuerpo a funcionar de manera óptima.

Sin embargo, muchas personas al hacer referencia a la grasa, la identifican como un alimento o sustancia nociva para el organismo, ignorando que pueden convertirse en aliadas fundamentales para la dieta.

Te puede interesar: Seis mitos sobre salud y nutrición

Algunas funciones que la grasa tiene en nuestro cuerpo son:

1. Ayudar a nuestro cuerpo a producir hormonas

2. Mantener la piel y el cabello sano

3. Ayudar a mejorar la función cerebral, especialmente en los niños

4. Proporcionar energía

5. Aliviar síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia.

Las grasas constituyen una importante fuente de energía. Foto: Shutterstock

Por ello, es necesario que aprendas a identificar y moderar el consumo de los distintos tipos de grasas, y aquí te enseñaremos cómo:

1. Grasas malas

* Grasas trans, considerándosele como las peores

Si consumes muchos alimentos altamente procesados, lo más probable es que estés consumiendo una gran cantidad de grasas trans.

Estas grasas se suelen utilizar en la industria alimentaria por sus propiedades técnicas, pues son densas, lo que las hace fáciles de manipular en los procesos de fabricación.

Se caracterizan por que se conservan mejor que otras grasas, lo que ayuda a crear alimentos que no caducan rápidamente.

Este tipo de grasas aumenta el colesterol malo o LDL y disminuye el bueno o HDL. Foto: Shutterstock

Aunque este tipo de alimentos resulten ser deliciosos, a largo plazo son nocivos para la salud.

Al consumir este tipo de grasas se aumenta el nivel de colesterol malo (LDL) en sangre, se asocian a problemas como la diabetes, enfermedades coronarias e infartos.

* Grasas saturadas, una opción intermedia

Estas se encuentran en muchos alimentos naturales y de origen animal, como productos lácteos y carne roja, su consumo debe ser moderado.

Las grasas saturadas aumentan el nivel de colesterol y contribuyen a la obesidad.Una excepción está en el aceite de coco , pues aunque contiene grasas saturadas, aumenta el nivel de colesterol HDL (el bueno).

2. Grasas buenas

* Grasas monoinsaturadas

Algunas fuentes de este tipo de grasas son el aceite de oliva, el aguacate y el aceite de cacahuete.

* Grasas poliinsaturadas

En su mayor parte consisten de ácidos grasos Omega-3, que están presentes en el pescado (salmón, sardinas), las nueces y el aceite de colza, y el Omega-6, que están en la soja y el aceite de girasol.

Ambos son esenciales para un correcto funcionamiento del cuerpo, y aunque son grasas buenas deben consumirse de  manera equilibrada.

Redacción Vida Sana - Colombia.com