Actualización: Lun, 18 / Abr / 2016 9:51 am
Lunes, 18 / Abr / 2016

Mitos y verdades sobre el consumo de leche

Archivado en Nutrición

Luego de la leche materna, el consumo de leche de vaca en la infancia es fundamental para el buen crecimiento y desarrollo. 

Mitos y verdades sobre el consumo de leche
Mitos y verdades sobre el consumo de leche

Por muchos años se ha generado un debate sobre lo bueno y lo malo que resulta el consumo de leche, algunos expertos han indicado que este producto es parte fundamental dentro de una dieta balanceada, mientras otros los relacionan con diferentes enfermedades como tendencia a la obesidad, incremento del colesterol y desarrollo de tumores malignos. 

La nutricionista Yeny Cuéllar Fernández ha comentado que “hoy en día al ser el consumo de leche un tema de  interés mundial, se han hecho diferentes juicios de valor sobre los pro y contra de este producto. Sin embargo, es importante tener en cuenta que ningún alimento es bueno o malo por sí solo; depende de si hace parte de una dieta equilibrada, completa y variada, que incluya alimentos de todos los grupos y en las proporciones recomendadas”.

Te puede interesar: Siete beneficios del maracuyá que debes conocer

Es por esto que hoy aclararemos algunos mitos y verdades que se han generado alrededor de la leche. ¡Presta atención!

Aumenta de peso: recordemos que la leche contiene sustancias bioactivas que evitan los depósitos de grasa. Existen en el mercado un gran número de leches para todas las necesidades y los gustos, como  la descremada para aquellas personas que quieren limitar el consumo de grasas saturadas. Es importante resaltar que la leche Como ocurre con cualquier líquido, un vaso de leche antes de las comidas acelera la sensación de saciedad.

Puede aumentar el colesterol: Al igual que otros alimentos de origen animal, contiene grasas saturadas y colesterol, pero es menor a la de otros alimentos como las carnes y los quesos. Por esta razón, quienes deban bajar los índices de colesterol pueden recurrir a lácteos bajos en grasa.

La leche ayuda a controlar la glicemia: Es uno de los alimentos que tiene un índice glicérico bajo. Esto significa que ayuda a que la glicemia se mantenga dentro de los límites normales. Estudios han indicado que el consumo diario de leche descremada y un estilo de vida saludable podrían reducir la presión arterial.

Puede favorecer el desarrollo de ciertos tumores malignos: Debido a sus componentes puede llegar a ser considerado un producto anticancerígeno debido al efecto protector del calcio, de algunos tipos de ácidos grasos (ácido linoleico conjugado), de cisteína y de vitamina D. Diferentes investigaciones han afirmado que el riesgo de padecer un cáncer colon-rectal es 26 % inferior en los individuos que consumen leche y derivados lácteos respecto a los que no consumen este tipo de alimentos.

Las personas adultas necesitan leche: Recientes estudios médicos, indican que las personas que consumen leche y derivados lácteos tienen una esperanza de vida mayor que los que no lo hacen. La recomendación es que los adultos tomen dos vasos de leche y los niños o mujeres lactantes entre tres y cuatro.

Interlatin.com