Actualización: Mar, 03 / Feb / 2015 3:36 pm
Martes, 03 / Feb / 2015

En Colombia se detectan cada año 500 casos de Leucemia

Archivado en Salud

La leucemia, también conocida como cáncer de Médula, es la primera causa de mortalidad infantil por enfermedades en el país. Este mal, que se da por el  excesivo aumento de leucocitos en la médula ósea, deja cerca de 300 niños muertos por año en Colombia, cifra que puede aumentar si no se toman medidas de prevención y tratamiento. 

En Colombia se detectan cada año 500 casos de Leucemia

Cabe destacar que, según el Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil (OICI), se diagnostican 2.200 casos de cáncer en niños por año.

Aunque en Colombia hay una hoja de ruta definida a través de la Resolución 418 de 2014, en la que se reunieron las voces de diferentes actores del sistema de salud y miembros del Consejo Nacional Asesor de Cáncer Infantil para establecer las prácticas clínicas y los requerimientos a la hora de atender niños con presunción o diagnóstico de Leucemia, todavía hay mucho camino que recorrer a la hora de atender a los pacientes y a sus familias para que el tratamiento sea el adecuado.  

“Aunque esta enfermedad ataca rápidamente, con la detección temprana y con un tratamiento adecuado a cada paciente, se ha visto como 8 de cada diez niños tienen probabilidades de salvarse.

Desafortunadamente, esta cifra en el país es de cuatro de cada diez niños, en su mayoría de casos por negligencia o por la deserción de los tratamientos”, así lo destaca Gina Sánchez de Becerra, directora de Traspasando Fronteras, fundación encargada de establecer, estructurar y  proyectar programas para mejorar la calidad de vida de la población con cáncer de médula en Colombia.  

La directora de este centro de atención de niños con cáncer y lupus advierte que, con una prestación de servicios prioritaria, con remisiones a centros hospitalarios de primer nivel y autorizaciones que permiten una atención rápida y efectiva de los niños con presunción o ya diagnosticados, se pueden reducir las cifras de mortalidad de esta enfermedad que se está convirtiendo en un problema por su incremento en el último tiempo.

Gina Sánchez de Becerra destaca que los padres de familia tienen una responsabilidad importante a la hora de ayudar a detectar la enfermedad, ya que pueden percibir síntomas que son inusuales en sus hijos, esto con el fin de que se pueda tener un control y tratamiento acertado a tiempo.

“Si sus hijos tienen síntomas como cansancio extremo, piel pálida, infecciones y aparición de hematomas con facilidad, o señales de alerta como la inapetencia, disminución de peso importante, fiebre que dura varios días sin una causa aparente, dolor de huesos o de articulaciones, sin duda que el cuerpo puede estar avisando que no está funcionando de la manera adecuada”, agrega la directora de Traspasando Fronteras.  

De igual manera, resalta que otros síntomas que suelen ser más “delicados” son dolor o sensibilidad ósea, dolores articulares y en las extremidades, así como hemorragias frecuentes o sangrados inusuales, que también pueden ser una clara señal de advertencia sobre la salud de los hijos.

Principales problemáticas en tratamiento de la Leucemia

En un estudio realizado por  el Instituto Nacional de Cancerología sobre las leucemias en niños de Colombia, se detectaron demoras en un 83% de los pacientes analizados. Asimismo, el estudio también destaca que más del 60% de las familias de los niños tratados -manifestó- que el traslado entre las instituciones de salud, fue una de las mayores limitaciones que tuvieron los pacientes para recibir los procedimientos indicados por los especialistas.

“Estos, entre otros inconvenientes son los que tienen que vivir las familias de niños con cáncer de médula. Uno de los principales inconvenientes para realizar el tratamiento adecuado, es poder sostenerse en Bogotá, mientras se les realizan los procedimientos médicos a sus menores. Este tipo de cáncer, es una enfermedad que afecta a los niños, pero también a sus familias, que padecen de problemáticas económicas y emocionales, así como en la orientación para acceder a los servicios médicos a los que tienen derecho”, destaca la vocera de la Fundación Traspasando Fronteras.  

Esta institución que trabaja con una comunidad de más de 100 menores provenientes de diferentes regiones del país, desde el 2009 permite a los niños y a las familias contar con una mejor calidad de vida, mientras están realizando el tratamiento médico y psicológico.

“Con nuestra experiencia desde el 2009 acompañando y asesorando a las familias en el tratamiento de Leucemia y otro tipo de cánceres, hemos visto cómo las familias y sus niños tienen una serie de necesidades que no son cubiertas por ningún organismo en el país. Por ejemplo, nutrición a los niños en los albergues, ya que ellos requieren de una alimentación especial, kits de hospitalizaciones (para 15 días o un mes), en los que se incluye cobijas, ropa, elementos de aseo personal, para los menores y sus familiares. Adicionalmente, en transporte que es lo que más gastan, para trasladarse de un lado a otro, así como asesoría psicológica y legal”.

Finalmente, Gina Sánchez de Becerra, concluye que aunque sea doloroso mencionarlo y no debería seguir ocurriendo, cuando los niños mueren por culpa de esta enfermedad, los padres tienen que lidiar con gastos funerarios. “La fundación también ayuda con subsidios y otro tipo de gastos como traslados a ciudades o a sus regiones a las familias. Lo que sin duda es de gran ayuda en este momento de dolor”, concluye.